Seguidores

miércoles, 22 de abril de 2015

PROYECTO VÍBORA. PARCELA 66. MURAL 69. FAUNA RUNNER.

Bocetos de las plantillas que se crearon previamente, para servir de guía en la creación del mural.

Boceto presentado en la primera exposición homenaje al Proyecto Víbora, celebrada en febrero del 2015 en el Escorxador.

Para evitar confusiones, ya que no coincide mi división de los dibujos con el número de las parcelas dadas por el Proyecto Víbora, pongo "mural" en el titulo siempre, salvo en los casos que sepa el número exacto de la “parcela”.

MURAL nº 69.

PARCELA nº 66.

Título:
FAUNA RUNNER,

Autores:
Pablo Balboa, Dani Balboa y Pepe Belda

Enlace a Pablo Balboa:
Enlace a Pepe Belda.

Para saber más sobre este mural y de paso una interpretación graciosa de los riesgos que provoca el Proyecto Víbora os dejo este enlace:


Participantes:
Erica Sánchez, Juanca Martínez, Cristina Medina, José Francisco Marín, José Francisco Campos, Esperanza Sánchez, Virtu Valverde, Senén Ródenas, Jorge Ródenas, Loli Fernández, Salvador Mateo, África Mateo, Dori López, Paco Sánchez, Nelly Puertas, Pepe Belda, María José Ortega, María Belda, Daniel Balboa, Marina Maciá, Pablo Balboa, Gely Vivancos, Álvaro Balboa, Pau Balboa, Elena Balboa, Rubén González, Laura Balboa, Jimena González, Joaquín Balboa, María Navarro, Juanjo Giera, Esther Gutiérrez, David Inarejosy Alejandro Amorós.

Obra:
Una vez más, vemos un diseño opuesto en el movimiento de las figuras corredoras representadas en cada lado y que a su vez facilita una mejor visión de lo que representa independientemente del lado del río en que te encuentres.
Los autores han optado por colocar tres figuras antropomórficas en cada lado del cauce, tal vez si la parcela hubiera sido el doble de larga como se tenía previsto hubieran colocado cuatro corredores a cada lado como se aprecia las ocho cabezas de animales que tenían diseñadas en un primer boceto, lo bueno es que al elegir un número impar otorga más fuerza a la escena.
Con un trazado sencillo pero efectivo, han creado estas figuras de deidades mitológicas o religiosas, los cuales me recuerdan especialmente los jeroglíficos egipcios, tanto por las formas de las figuras como la de su posición, solo hubiera faltado que los colores usados fueran lo mismo que los de esta antigua cultura. El diseño y el boceto es muy práctico, nos muestra tanto cabezas intercambiables, como partes del  cuerpo, para crear una sensación de repetición de las figuras al tener un cierto parecido. Luego cuando su obra estuvo traspasada al suelo, los artistas mejoraron su boceto con esa silueta urbana en el cielo y esas montañas con pisadas que se comunican por el puente que une las dos partes del mural.

Opinión:
Yo siempre diré que cada uno saca unas conclusiones cuando ve una obra artística, ya sea un cuadro, una fotografía, un grabado o una escultura, lo que sea… y esas sensaciones que transmite dicha obra va enmarcada por cosas tan dispares como gustos, conocimientos artísticos, conocer el autor o  su explicación de dicha obra, de ahí que cuando de mi opinión siempre será subjetiva y mía, llena de grandes lagunas o errores pero quiero darla.
Cristina Medina y Erika Sánchez tienen un blog “Corro y soy mujer” (http://corroysoymujer.blogspot.com.es/) en el que podemos ver sus dos grandes pasiones, la comunicación y  el running, un blog donde contarnos como el correr cambio sus vidas, por eso, cuando se enteraron de que el Proyecto Víbora volvería a reptar por el río, pensaron que de alguna manera deberían participar:
“Creíamos que era necesario, casi obligado, que el río contará con un dibujo dedicado a los corredores, a aquellos que suman kilómetros en la ladera, que dibujara una sonrisa cuando alguien pasara corriendo y lo viera.” Nos dice Cristina & Erika que gracias al diseño de los artistas Dani, Pablo y Pepe este idea ha quedado perfectamente plasmada en su parcela. Lo cual no puedo estar más de acuerdo. 
Podemos apreciar que a cada lado del cauce las figuras corren en sentido contrario como si las laderas del rio fueran usadas por los corredores a modo de un circuito sin fin, como así puede ser que lo usen algunos.
Este mural tiene dos visualizaciones, la primera es directa, sin florituras, enseguida apreciamos a unas gigantescas figuras con cabeza de animal que corren por el lecho del río y solo cuando nos paramos vemos los pequeños detalles de relleno que se ha dibujado en el fondo, hay dibujos que te entran por los ojos rápidamente y otros que tienes que pararte a visualizarlos dado la cantidad de detalles que tienen.
La ordenación de las figuras es opuesta y complementaria, en un lado hay dos torsos de mujeres y un hombre y en el otro es al revés, al igual sucede con las piernas en un lado hay dos féminas y una masculina, mientras que en el otro lado es al revés, luego tenemos las cabezas y desconozco si estas tienen relación con algún tipo de corredor o son simplemente una elección artística, sobre todo la cabeza de la serpiente que viene muy a cuento de este Proyecto Víbora.
Sin duda el propósito Erika y Cristina se ha visto cumplido con la obra que han ideado Dani, Pablo y Pepe que transmite el espíritu de superación de los corredores, junto con ese toque divertido al ponerle cabezas animales.

Otras imágenes:
Tal vez encuentres este mural desde una vista más elevada o general, donde se aprecie mejor que dibujos le rodean, así como el lugar de este en el cauce, para ello pincha el enlace:
TRAMO 3: Entre el puente de ALTAMIRA y la pasarela del AYUNTAMIENTO.








El Proyecto Víbora surge en 1991 como un movimiento artístico, cuya su segunda edición se produce en el 2014, caracterizándose por pintar el lecho del rio Vinalopó  a su paso por Elche con más de 160 murales dibujados a lo largo de sus tres kilómetros y medio de cauce, por artista, grafiteros y ciudadanos, unos reconocidos y otros  desconocidos, gente del entorno y algunos venidos de diversas partes del mundo y que entre todos han creado un gigantesco lienzo multicolor, repleto de una gran diversidad de estilos artísticos y cuya continuidad esta prevista en el 2020 con la tercera edición del Proyecto Víbora.

Foto realizada 22 de marzo del 2015, siete meses después. Decir que la pintura que parece apagada, sin embargo cuando se moja, vuelve a recuperar su viveza como podréis apreciar con las zonas que aún se mantienen mojadas y las secas no, ya que esa tarde chispeo.

Foto realizada 22 de marzo del 2015, siete meses después.

Se a mimetizado y pintado el puente que une las dos parcelas del mural.

Foto realizada 22 de marzo del 2015, siete meses después

Publicar un comentario