Seguidores

domingo, 19 de abril de 2015

PROYECTO VÍBORA. MURAL 66. CARA DESCOMPONÍENDOSE Y IMPOSICIÓN DE MANO.

Para evitar confusiones, ya que no coincide mi división de los dibujos con el número de las parcelas dadas por el Proyecto Víbora, pongo "mural" en el titulo siempre, salvo en los casos que sepa el número exacto de la “parcela”.

MURAL nº 66.

Título 66 i:
Desconocido. Para identificar el mural le puse a la carpeta Cara Descomponiéndose.

Autor:
Tore Rorbaek
Tore es licenciado en ciencias políticas y a su vez está comprometido con el graffiti desde adolescente y su vida gira en mantener vivas estas dos pasiones tan opuestas aparentemente y que le ha llevado a unirse a otro artista del graffiti en el proyecto Espacios CPH en los que busca renovar y reponer el espacio público a través de obras de arte mediante la construcción de redes entre los distintos grupos de artistas, instituciones financieras y los ciudadanos. Su otro proyecto en el que también esta inmerso se llama Turning Tables, y es una ONG que trabaja con el desarrollo cultural de los países en desarrollo, itilizando la música y la expresión artística visual para ayudar a crear espacios de creación para jóvenes marginados. 
Para saber más sobre este autor os dejo unos enlaces:


Participantes:
Tore Rorbaek, # Torerbk y Marta Peris.
Quisiera  hacer un pequeño comentario entorno a una de las participes en esta obra y que también participo en el mural nº 65, hablo de Marta Peris, una ilustradora que intuyo a servido de unión, entre los distintos artistas que en esta zona del rio eran daneses, ya por relación personal, artística o de traducción…y por si acaso os pongo un enlace: http://martaperis.com/

Obra:
Un rostro oscuro, con perilla, unos ojos verdes y sin pelo fruto de un mosaico interracial, con que el artista nos sorprende.

Opinión:
Yo siempre diré que cada uno saca unas conclusiones cuando ve una obra artística, ya sea un cuadro, una fotografía, un grabado o una escultura, lo que sea… y esas sensaciones que transmite dicha obra va enmarcada por cosas tan dispares como gustos, conocimientos artísticos, conocer el autor o  su explicación de dicha obra, de ahí que cuando de mi opinión siempre será subjetiva y mía, llena de grandes lagunas o errores pero quiero darla.
Un primer plano de un rostro suele llamar la atención siempre y más cuando es de las dimensiones de este que vemos, en donde no sabemos si la cara se está descomponiendo en minúsculo fragmentos artísticos o de ADN, o por el contrarios estamos asistiendo a los momentos finales de la creación de este bello rostro formado por multitud de fragmentos artísticos o como resultado de la mezcolanza interracial que enriquece al ser humano por encima de barreras artificiales que algunos se empeñan en crear entre los seres humanos por cualquier motivo o condición.




Título 66 d:
Desconocido. Para identificar el mural le puse a la carpeta Imposición de mano.

Autor:
Desconocido.

Participantes:
Desconocido.

Obra:
Parcela con un componente surrealista que nos recuerda imágenes oníricas, donde personas y objetos vuelan sin ton ni son, provenientes de ese gran busto atribulado.
El uso de colores intensos y fuertes le da un al mural un dramatismo inherente a esa gran cara.
Opinión:
Yo siempre diré que cada uno saca unas conclusiones cuando ve una obra artística, ya sea un cuadro, una fotografía, un grabado o una escultura, lo que sea… y esas sensaciones que transmite dicha obra va enmarcada por cosas tan dispares como gustos, conocimientos artísticos, conocer el autor o  su explicación de dicha obra, de ahí que cuando de mi opinión siempre será subjetiva y mía, llena de grandes lagunas o errores pero quiero darla.
Sin duda uno cuando ve este mural, lo ve independiente del que hemos hablado anteriormente (Un Mar de personas) y con el que es vecino, ya que parece contar historias diferente, usa colores diferente y la transición entre un mural y el otro corta figuras, con lo cual no es una continuación si no una nueva obra de arte. Otra cosa es que ante el parecido del trazado de las figuras entre uno y otro mural nos dé por pensar que esta creado por la misma persona o simplemente por alguien afín al estilo que tiene los dos murales, o maestro y discípulo.
Independientemente de parecidos razonables o no, esa mano fantasmagórica impuesta sobre la cara me ha recordado a esos rituales en muchas culturas y religiones, donde la imposición de las manos se utiliza sobre sujetos atormentados (por problemas mentales) por supuestas posesiones de espíritus malignos a los que se busca erradicar pensamientos e imágenes inconexas, que parecen desparramarse por el mural.





El Proyecto Víbora surge en 1991 como un movimiento artístico, cuya su segunda edición se produce en el 2014, caracterizándose por pintar el lecho del rio Vinalopó  a su paso por Elche con más de 160 murales dibujados a lo largo de sus tres kilómetros y medio de cauce, por artista, grafiteros y ciudadanos, unos reconocidos y otros  desconocidos, gente del entorno y algunos venidos de diversas partes del mundo y que entre todos han creado un gigantesco lienzo multicolor, repleto de una gran diversidad de estilos artísticos y cuya continuidad esta prevista en el 2020 con la tercera edición del Proyecto Víbora.

Otras imágenes:
Tal vez encuentres este mural desde una vista más elevada o general, donde se aprecie mejor que dibujos le rodean, así como el lugar de este en el cauce, para ello pincha el enlace:
TRAMO 3: Entre el puente de ALTAMIRA y la pasarela del AYUNTAMIENTO.

Publicar un comentario