Seguidores

martes, 21 de abril de 2015

PROYECTO VÍBORA. MURAL 68. BEBE SIN PRISA.

Para evitar confusiones, ya que no coincide mi división de los dibujos con el número de las parcelas dadas por el Proyecto Víbora, pongo "mural" en el titulo siempre, salvo en los casos que sepa el número exacto de la “parcela”.

MURAL nº 68.

Título:
Desconocido. Para identificar el mural le puse a la carpeta BEBE SIN PRISA.

Autor:
Desconocido en nombre, sin embargo lo podéis ver en las fotos trasladando dibujos del  boceto al suelo.

Participantes:
Desconocidos, aunque se puede apreciar en las fotos que colaboraron varias personas.

Obra:
Mural complejo y de muchos detalles visuales, que aparte de estar atravesado por el canalón está dividido en una diagonal que separa la zona de temática acuática y la terrestre en cuyas esquinas contrarias el autor a colocado las dos figuras principales de cada parte del mural, en uno un gigantesco pulpo y en el otro estremo una fascinante cara fémina.

Opinión:
Yo siempre diré que cada uno saca unas conclusiones cuando ve una obra artística, ya sea un cuadro, una fotografía, un grabado o una escultura, lo que sea… y esas sensaciones que transmite dicha obra va enmarcada por cosas tan dispares como gustos, conocimientos artísticos, conocer el autor o  su explicación de dicha obra, de ahí que cuando de mi opinión siempre será subjetiva y mía, llena de grandes lagunas o errores pero quiero darla.
Estamos ante un mural donde el artista no ha podido librarse de la tentación de usar el recurso de las paredes verticales del cauce, como muchos otros, para prolongar parcialmente su mural y darle un mayor dramatismo y profundidad a su dibujo mediante un gigantesco pulpo por un lado y dos escarabajos picudos por el otro.
Quisiera comentar que este mural está concebido para visualizarse a distintos niveles:
-          A pie de mural.
-          Por el borde del vaso encauzado.
  -          Desde los puente, aunque su posición es algo alejada.
Y es que es una obra que permite desde la distancia ver el todo y con la cercanía descubrir pequeños detalles que contienen las figuras del dibujo.
Ante la falta de una explicación propia por parte del autor, quiero adelantar que es un mural muy complejo aparentemente para mí y del que intuyo no tiene una sola explicación única, sino que el mural nos muestra distintas escenas o detalles con significados propios, así que empecemos.
Podemos ver un gigantesco pulpo que se eleva sobre el mar (el mural principal), haciendo frente a una horda de platillos volantes extraterrestres (dígase alegóricamente, barcos pesqueros) que se apoderan de otros congéneres marinos suyos (alusión a la sobreexplotación de la fauna marina que actualmente está siendo esquilmada).
En el otro extremo nos encontramos con una fascinante e enigmática versión del mito griego de la malvada medusa, que el autor se ha tomado la licencia artística de dotarla de cabellos, entre los que se entrelazan varias serpientes y de donde surgen los terribles picudos que van sembrando la muerte por el palmeral de Elche, lo cuales llevan, algunos, insertados un dibujo de una pseudo-calavera, que confieren al rostro una expresión pétrea.
La fauna marina se completa con un trio de las también mitológicas sirenas, que nadan, cabalgan y protegen un cofre del tesoro, mientras que unos cuantos peces abisales imaginarios y con componentes anatómicos tan curiosos como tornillos, conchas, etc. Entre estos peces, quisiera destacar el homenaje del artista a su “nano” dibujando un pececillo con chupete.
Para termina decir que escrito puesto en el mural “Bebe sin Prisa” automáticamente mi mente lo traduce como “Mira sin Prisa”.

Otras imágenes:
Tal vez encuentres este mural desde una vista más elevada o general, donde se aprecie mejor que dibujos le rodean, así como el lugar de este en el cauce, para ello pincha el enlace:
TRAMO 3: Entre el puente de ALTAMIRA y la pasarela del AYUNTAMIENTO.
http://alicantesiempre.blogspot.com.es/2015/02/proyecto-vibora-desde-el-puente.html

















Foto nocturna en la que se aplica luz roja a los ojos de la sirena.



El Proyecto Víbora surge en 1991 como un movimiento artístico, cuya su segunda edición se produce en el 2014, caracterizándose por pintar el lecho del rio Vinalopó  a su paso por Elche con más de 160 murales dibujados a lo largo de sus tres kilómetros y medio de cauce, por artista, grafiteros y ciudadanos, unos reconocidos y otros  desconocidos, gente del entorno y algunos venidos de diversas partes del mundo y que entre todos han creado un gigantesco lienzo multicolor, repleto de una gran diversidad de estilos artísticos y cuya continuidad esta prevista en el 2020 con la tercera edición del Proyecto Víbora.

Foto realizada 22 de marzo del 2015, siete meses después. 

Foto realizada 22 de marzo del 2015, siete meses después. 

Foto realizada 22 de marzo del 2015, siete meses después. 

Foto realizada 22 de marzo del 2015, siete meses después. 

Foto realizada 22 de marzo del 2015, siete meses después. 

Foto realizada 22 de marzo del 2015, siete meses después. 

Foto realizada 22 de marzo del 2015, siete meses después. 

Foto realizada 22 de marzo del 2015, siete meses después. 

Foto realizada 22 de marzo del 2015, siete meses después. 

Publicar un comentario