Seguidores

domingo, 26 de abril de 2015

PROYECTO VÍBORA. MURAL 73. HOMESICKENESS PARADOX..

Para evitar confusiones, ya que no coincide mi división de los dibujos con el número de las parcelas dadas por el Proyecto Víbora, pongo "mural" en el titulo siempre, salvo en los casos que sepa el número exacto de la “parcela”.

MURAL nº 73.

Título:
Desconocido. Para identificar el mural le puse a la carpeta HOMESICKENESS PARADOX.

Autora:
Kinos.

Participantes:
Desconocidos.

Obra:
El artista nos muestra las frases en inglés de  “HOMESICKNESS PARADOX” en mayúsculas buscando llamar nuestra atención y con un dibujo que intenta darle una sensación de relieve o profundidad.

Opinión:
Yo siempre diré que cada uno saca unas conclusiones cuando ve una obra artística, ya sea un cuadro, una fotografía, un grabado o una escultura, lo que sea… y esas sensaciones que transmite dicha obra va enmarcada por cosas tan dispares como gustos, conocimientos artísticos, conocer el autor o  su explicación de dicha obra, de ahí que cuando de mi opinión siempre será subjetiva y mía, llena de grandes lagunas o errores pero quiero darla.
Es curioso que el artista hay entrado en una contradicción intencionada de crear las sombras negras de las letras hacia el canalón de río, lo cual es incongruente ya que sería como si cada frase proyectara una sombra independiente una de la otra, por tener cada una de ellas su propia fuente de luz colocada en distinto sitio, una en la parte superior de la “H”, mientras que la otra luz se encontraría situada más abajo de la esquina inferior de la letra “X”.
El artista ha tenido el detalle de poner la traducción de la expresión dibujada a un lado de la frase más corta “PARADOX” y al otro su nombre.
Al investigar un poco he descubierto que “La Paradoja de la Nostalgia” pertenece a Milan Kundera es un escritor checo (Brno, 1929) controvertido en vida y que termino residiendo y teniendo pasaporte francés, el cual es conocido por sus pensamientos o ideas filosóficas sobre las grandes cuestiones de la esencia humana que encierran y provocan en el lector un sinfín de posibilidades a debatir y analizar. 
Y que gracias al Proyecto Víbora y al artista Kinos, nos permite descubrir y ser visionarios de algo más sublime que vacíos y peligrosos éxitos como “50 Sombras de Grey”. A la vez que nos hace entender lo ignorantes que somos y las lagunas de saber que tenemos en muchos campos de la cultura y la ciencia.

Otras imágenes:
Tal vez encuentres este mural desde una vista más elevada o general, donde se aprecie mejor que dibujos le rodean, así como el lugar de este en el cauce, para ello pincha el enlace:
TRAMO 3: Entre el puente de ALTAMIRA y la pasarela del AYUNTAMIENTO.


El Proyecto Víbora surge en 1991 como un movimiento artístico, cuya su segunda edición se produce en el 2014, caracterizándose por pintar el lecho del rio Vinalopó  a su paso por Elche con más de 160 murales dibujados a lo largo de sus tres kilómetros y medio de cauce, por artista, grafiteros y ciudadanos, unos reconocidos y otros  desconocidos, gente del entorno y algunos venidos de diversas partes del mundo y que entre todos han creado un gigantesco lienzo multicolor, repleto de una gran diversidad de estilos artísticos y cuya continuidad esta prevista en el 2020 con la tercera edición del Proyecto Víbora.

Foto realizada 22 de marzo del 2015, siete meses después. Uno de los motivos de volver a pasearme por el cauce del rió, fue por un lado, ver su estado de conservación y por otro intentar sacar un plano más completo de la parcela con el objetivo gran angular que en su momento no tenia.

“La Paradoja de la Nostalgia”
Fragmento de la obra  “La Ignorancia” de Milan Kundera año 2000.
Cuanto mayor es el tiempo que hemos dejado atrás, más irresistible es la voz que nos incita al regreso. Esta sentencia parece un lugar común, sin embargo es falsa. El ser humano envejece, el final se acerca, cada instante pasa a ser siempre más apreciado y ya no queda tiempo que perder con recuerdos. Hay que comprender la paradoja matemática de la nostalgia: ésta se manifiesta con más fuerza en la primera juventud, cuando el volumen de la vida pasada es todavía insignificante.

Tras el anterior párrafo de Milan Kundera, si siguiéramos leyendo llegaríamos a un párrafo también interesante:
Tampoco la memoria es comprensible sin un acercamiento matemático. El dato fundamental radica en la relación numérica entre el tiempo de la vida vivida y el tiempo de la vida almacenada en la memoria. Nunca hemos intentado calcular esta relación y, por otra parte, no disponemos de ningún medio técnico para hacerlo; no obstante, sin grandes riesgos se puede suponer que la memoria no conserva sino una millonésima, una milmillonésima, o sea una parcela muy ínfima, de la vida vivida.
Con lo cual quisiera aventurar que a la vejez, intentamos volver al lugar que abandonamos en nuestra niñez y juventud, no por nostalgia, si no por intentar recuperar los recuerdos que en nuestra mente se desdibujan debido al paso del tiempo, pero al volver a ese lugar nos encontramos con que el paso del tiempo ha cambiado todo, tanto las cosas como las personas, si no han desaparecido los unos u los otros, resultando infructuoso nuestros intentos de recuperar los recuerdos pasados y nos convierte, a su vez, en extraños en nuestra propia tierra.
Quisiera comentar que estas dos fotos de la paloma volando sobre este mural, resultan cuanto menos curiosas ya que se realizaran antes de saber el significado de “La Paradoja de la Nostalgia” y creo que cada una parece predestinada al párrafo que le acompaña… una más nítida representando la nostalgia de la juventud y la otra borrosa como los recuerdos en la vejez.

Publicar un comentario