Seguidores

domingo, 8 de marzo de 2015

PROYECTO VÍBORA. PARCELA 23d. MURAL 24. TRASVASE JARDINES-EFÍMEROS.


Para evitar confusiones, ya que no coincide mi división de los dibujos con el número de las parcelas dadas por el Proyecto Víbora, pongo "mural" en el titulo siempre, salvo en los casos que sepa el número exacto de la “parcela” que esta aparecerá en el interior de la entrada.

MURAL nº 24
En esta parcela a cada lado del canalón hay un mural de autoría diferente.

PARCELA nº 23d.

Título:
TRASVASE JADINES - EFIMEROS.

Autora:
Miriam Martínez Guirao.
Miriam nace en Elche en los ochenta y su vida y sus actos le llevan a ser Licenciada en Bellas Artes por la universidad Miguel Hernández en Altea, sin que nunca haya dejado de aprender y manejado cualquier técnica plástica que le atraiga. 
Para saber más sobre este artista y sus inquietudes os dejo unos enlaces:

Participantes:
Laura Lechuga Palazón, David Lechuga, Mónica Usero, Israel Toaz, David Palazón, Lola Gonzalbez y Carolina Navarro.

Obra:
Quisiera primero poner la explicación que da Miriam sobre su obra, para que así comprendamos mejor el mural:
“La vida desmitificada por la realidad, cobra sentido cuando mucha gente se une creando un engranaje con el fin de dar solución a una problemática. Por ello para el Proyecto Víbora propongo crear una máquina que trasvase agua desde el rio (un rio empobrecido como la sociedad, pero capaz de dar agua-vida) a las plantas que nacen al margen de la rambla, con el propósito de abrir los ojos a una realidad marginal.”
Sobre un fondo blanco se dibuja un mecanismo donde predomina los colores grises con alguna pequeña tonalidad azul grisácea, típicos de las piezas metálicas, sin embargo se toma la licencia artística de pintar algunos de estos engranajes con tonalidades marrones, aunque no sé si su existencia se debe a la adaptación que tuvo que aplicar Miriam por falta de algún color o porque lo deseo así.
Por otro lado hay que valorar mucho la ejecución de los engranajes dentados que les debió llevar bastante tiempo, no así el resto de la maquinaria que pierde la estética de un dibujo técnico y se produce la sensación visual de ver una representación plana de una maquinaria y en otras zonas, unos tenues intentos de darle cierta perspectiva, aunque pienso que la idea que prevalece por encima de todo, es la que se ve a simple vista: Un mecanismo que extrae agua del rio y que por algún motivo gracioso no la vierte directamente en las plantas si no en una regadera que a su vez riega esas plantas.

Opinión:
Yo siempre diré que cada uno saca unas conclusiones cuando ve una obra artística, ya sea un cuadro, una fotografía, un grabado o una escultura, lo que sea… y esas sensaciones que transmite dicha obra va enmarcada por cosas tan dispares como gustos, conocimientos artísticos, conocer el autor o  su explicación de dicha obra, de ahí que cuando de mi opinión siempre será subjetiva y mía, llena de grandes lagunas o errores pero quiero darla.
En un primer momento uno parece encontrarse con un aséptico dibujo técnico pero pronto, si perdemos un instante en fijarnos algo más, desecharemos esa primera idea y pasamos a recordar: “Los grandes inventos del TBO por el profesor Franz de Copenhague” que tanta gracia me hacían y que este mural sería un excelente ejemplo de los que allí vi, pero trasladado al siglo XXI y por ello su visión provoca una sonrisa facial o mental que es muy de agradecer.
Sin duda, durante el traspaso del boceto, al suelo, se han caído o perdido algún engranaje por el camino pero la esencia está perfectamente representada y ejecutada, muy en sintonía con lo que Miriam nos muestra en su proyecto de jardines-efímeros y que me lleva a preguntarme mentalmente sobre qué hubiera pasado si en su parcela no hubiera matas creciendo...

Otras imágenes:
Tal vez encuentres este mural desde una vista más elevada o general, donde se aprecie mejor que dibujos le rodean, así como el lugar de este en el cauce si pinchas en este enlace:
TRAMO 1: Entre el puente del BIMILENARIO y el puente del FERROCARRIL.




El Proyecto Víbora surge en 1991 como un movimiento artístico, cuya su segunda edición se produce en el 2014, caracterizándose por pintar el lecho del rio Vinalopó  a su paso por Elche con más de 160 murales dibujados a lo largo de sus tres kilómetros y medio de cauce, por artista, grafiteros y ciudadanos, unos reconocidos y otros  desconocidos, gente del entorno y algunos venidos de diversas partes del mundo y que entre todos han creado un gigantesco lienzo multicolor, repleto de una gran diversidad de estilos artísticos y cuya continuidad esta prevista en el 2020 con la tercera edición del Proyecto Víbora.

Publicar un comentario