Seguidores

miércoles, 18 de marzo de 2015

PROYECTO VÍBORA. MURAL 34. GITANA.

Para evitar confusiones, ya que no coincide mi división de los dibujos con el número de las parcelas dadas por el Proyecto Víbora, pongo "mural" en el titulo siempre, salvo en los casos que sepa el número exacto de la “parcela”.

MURAL nº 34.

Título:
Desconocido. Para identificar el mural le puse a la carpeta GITANA.

Autor:
El Niño de las Pinturas con Nake.
Raúl Ruiz, más conocido como El Niño de las Pinturas o Sex, su nombre de escritor, nació a finales de los setenta en Madrid, aunque se siente Granadino y vive en Granada, cuando no está recorriendo el mundo dándole color, con un estilo muy particular y propio que le hace distinguible nada más ver unas cuantas de sus obras, a las que acostumbra agregar frases reflexivas o poéticas.
El Niño de las Pinturas que ya ha pasado el ecuador de los treinta, sufre como otros mucho grafiteros, una relación de odio y amor con las instituciones locales granadinas de las que a recibido varias multas por sus pinturas que a la vez son escaparate y reclamo turístico en su barrio del Realejo, llegando al extremo de premiarlo por una de ellas y a la vez multarlo por esa misma intervención urbana. Y es que la sociedad es así, con una mano te acaricia y con la otra te atiza.
Dentro de la historia que el Niño de las Pinturas nos cuenta a modo de cuento en su blog, quisiera reseñar esta parte donde el spray toma fuerza, como el alma y la razón de ser de todo grafitero:
 “… tropezó con una lata que sonaba a cascabel. 
La cogió y pulsó su cabeza y una gran llama de color lo inundó todo y ya el suelo no era suelo ni el cielo, cielo, todo era color, el color era todo.”

Para saber más sobre El Niño de las Pinturas os dejo un enlace:
Lo siento, pero no he encontrado información de Nake.

Participantes:
Desconocidos.

Obra:
Está claro o eso creo yo, que en esta parcela los dos artistas han trabajado a cada lado del río, el hombre es obra de Nake y la mujer de El Niño de las Pinturas, dos estilos muy diferente pero perfectamente armoniosos en el uso de los colores, que nos muestran dos retratos, uno con mucha fuerza y otro lleno de belleza melancolica.

Opinión:
Yo siempre diré que cada uno saca unas conclusiones cuando ve una obra artística, ya sea un cuadro, una fotografía, un grabado o una escultura, lo que sea… y esas sensaciones que transmite dicha obra va enmarcada por cosas tan dispares como gustos, conocimientos artísticos, conocer el autor o  su explicación de dicha obra, de ahí que cuando de mi opinión siempre será subjetiva y mía, llena de grandes lagunas o errores pero quiero darla.
 Raul Ruiz  nos dice como se plantearon este mural él y Nake: “lo pintamos en misión freestyle de un solo día…” lo cual denota una maestría a la hora de adaptarse, improvisar y crear algo en cualquier espacio, así como la necesidad de darse prisa, una de las reseñas con la que lidian todos los grafiteros a la hora de hacer sus intervenciones urbanas, en múltiples ocasiones.
Lo primero que quiero hacer hincapié, es algo que se aprecia al ver la parcela, los dos artistas han utilizados las mismas tonalidades de pinturas, salvo la inclusión por parte del Niño de las Pinturas de unos pequeños trazos verdes. Lo cual le da una sensación de armonía y compenetración.
El mural de Sex es perfectamente reconocible por sus pinceladas y por la habitual presencia en sus obras de unas especies de circunferencias inconclusas que parecen engranajes.
Junto a estos detalles se encuentra su habitual costumbre de incluir frases o poesía, siendo la ahora elegida, una ya por él usada anteriormente en alguna ocasión: “Somos más que las palabras que nos definen…” y que nos puede llevar a muchas interpretaciones ya que el ser humano a simple título individual, es algo mucho más complejo e imprevisible de lo que cualquier lenguaje nos puede describir.
Me encanta sobre todo el rostro, la imagen, la pose de la cara y de los ojos que transmiten una sensación de languidez o ensoñaciones, con las que presumiblemente piensa la chica.
Frente al silencio y la calma de la imagen de la Gitana, Nake nos muestra un personaje activo, con fuerza, que parece gritarnos algo o tal vez cantarnos las letras de una canción de rap, que nos ha mal escrito sobre el dorso de la figura y que entiendo que pone algo así como: “Un día bonito en el río V” - siendo la “V” de Vinalopó o la “V” de Víbora, lo desconozco -   “Que si al final vine la lata de rojo”, texto que de momento transcribo pero que no consigo interpretar.
Nake nos dibuja una cara que no deja indiferente a nadie, con unos rasgos expresivos y de trazos muy particulares, como las cejas, las gafas de sol, o esa boca cuya hilera inferior se asemeja al teclado de un piano.

Otras imágenes:
Tal vez encuentres este mural desde una vista más elevada o general, donde se aprecie mejor que dibujos le rodean, así como el lugar de este en el cauce, para ello pincha el enlace:
TRAMO 1: Entre el puente del BIMILENARIO y el puente del FERROCARRIL.






El Proyecto Víbora surge en 1991 como un movimiento artístico, cuya su segunda edición se produce en el 2014, caracterizándose por pintar el lecho del rio Vinalopó  a su paso por Elche con más de 160 murales dibujados a lo largo de sus tres kilómetros y medio de cauce, por artista, grafiteros y ciudadanos, unos reconocidos y otros  desconocidos, gente del entorno y algunos venidos de diversas partes del mundo y que entre todos han creado un gigantesco lienzo multicolor, repleto de una gran diversidad de estilos artísticos y cuya continuidad esta prevista en el 2020 con la tercera edición del Proyecto Víbora.
Foto realizada 22 de marzo del 2015, siete meses después. 

Foto realizada 22 de marzo del 2015, siete meses después. 

Foto realizada 22 de marzo del 2015, siete meses después. 

Publicar un comentario