Seguidores

miércoles, 27 de mayo de 2015

PROYECTO VÍBORA. PARCELA 97. MURAL 104. SENTIR GENERAL ANTE LA GUERRA.

Uno de los bocetos que se manejó y  finalmente se descarto.

Boceto presentado en la primera exposición homenaje al Proyecto Víbora, celebrada en febrero del 2015 en el Escorxador.

Para evitar confusiones, ya que no coincide mi división de los dibujos con el número de las parcelas dadas por el Proyecto Víbora, pongo "mural" en el titulo siempre, salvo en los casos que sepa el número exacto de la “parcela”.

MURAL nº 104.

PARCELA nº 97.

Título:
SENTIR GENERAL ANTE LA GUERRA.

Autores:
Lola Martinez Lorenzo y Juan M. Palao.
Lola nació a finales de la década de los cincuenta en San Pedro un pueblo de Albacete pero actualmente vive y crea en Elche.

Para saber más sobre esta artista os dejo un enlace:
http://www.elche.me/imagen/proyecto-vibora-ii-lola-martinez-lorenzo-2014 Enlace del que se ha extraído la opinión de Lola y que fue confeccionado por Rafael McEvoy.


Participantes:
Antonio Buitrago, Ana Buitrago, Juan M. Dengrá, Fernando Dengrá, Irene Dengrá, Fini Alacid, Fina Jiménez, Carlos Miralles, Juan Manuel Palao, Chus palao, Sandra Almarcha, Helena Vilella, Adán García y Lola Martinez.

Obra:
Mural donde la artista nos muestra dos caras distintas de la moneda, la vida y la muerte, a través de una belleza plástica sobrecogedora.

Opinión:
Yo siempre diré que cada uno saca unas conclusiones cuando ve una obra artística, ya sea un cuadro, una fotografía, un grabado o una escultura, lo que sea… y esas sensaciones que transmite dicha obra va enmarcada por cosas tan dispares como gustos, conocimientos artísticos, conocer el autor o  su explicación de dicha obra, de ahí que cuando de mi opinión siempre será subjetiva y mía, llena de grandes lagunas o errores pero quiero darla.
El hijo de la artista, Juan Manuel Palao Martínez se hizo cargo tanto de la digitalización informática, así como de la escala del boceto.
Uno cuando ve murales como este, tan lleno de carga emocional, no puede quedarse indiferente y apartar la vista de esa lagrimas rojas pero que van dejando un reguero de víctimas, ni escabullirse de cráneo al que una bomba a despojado de piel y de vida.
Una de las virtudes de esta obra es que su calidad y detalle, provocan nuestro interés visual, atrayéndonos el tiempo suficiente para quedar atrapados por su mensaje desgarrador.
 “La artista, ha querido plasmar un grito de horror y repulsa contra cualquier guerra. Durante la realización del proyecto, su mente se dirigía a las imágenes del conflicto en Gaza al que tristemente, como a cualquier otro conflicto bélico, hace referencia la obra.” Pues ese es el mensaje que la artista “… siente que debe expresar.”
Y es que el tema de la crueldad y el sin sentido de la guerra es un mensaje que se repite en otros murales del Proyecto Víbora y que va incrustado en la sensibilidad de cualquier artista ante el horror, así como el respeto medioambiental por el lugar o lienzo que fue utilizado y que desde el primer momento se convirtió en un requisito indispensable para que se volviera a pintar el Proyecto Víbora y que la organización sabía que era imprescindible para contar con el apoyo tanto de los artistas, como de las autoridades, ecologistas y como no de la ciudadanía, aunque ello significara escribir con mayúsculas sus características y propiedades pictóricas como ARTE URBANO EFIMERO.
Lola nos explica: “La pintura representa una típica cara europea y al otro lado del río, una calavera. Ese rostro - bicéfalo - hace referencia al espectador acomodado que asiste desde su casa y rodeado de todo lo que necesita, a los horrores de la guerra. Un espectador preocupado y horrorizado pero que tampoco hace nada por intentar cambiar las cosas. La calavera es una explícita alusión a la guerra y la muerte.” Sin duda un impactante alegato contra la pasividad con que vivimos los males lejanos y ante los cuales, no debemos mirar hacia otro lado para olvidar o no tener remordimientos de conciencia.
Sin embargo el ser humano es muy mezquino de naturaleza y no es capaz en muchas ocasiones de solucionar problemas cercanos, familiares, locales, nacionales, etc. Estamos aún muy lejos de una sociedad y un mundo limpio. Tal vez los artistas sean uno de los últimos reductos del romanticismo y  las utopías.

Otras imágenes:
Tal vez encuentres este mural desde una vista más elevada o general, donde se aprecie mejor que dibujos le rodean, así como el lugar de este en el cauce, para ello pincha el enlace:
TRAMO 6: Entre el puente SANTA TERESA y la pasarela del RAVAL.






El Proyecto Víbora surge en 1991 como un movimiento artístico, cuya su segunda edición se produce en el 2014, caracterizándose por pintar el lecho del rió Vinalopó  a su paso por Elche con más de 160 murales dibujados a lo largo de sus tres kilómetros y medio de cauce, por artista, grafiteros y ciudadanos, unos reconocidos y otros  desconocidos, gente del entorno y algunos venidos de diversas partes del mundo y que entre todos han creado un gigantesco lienzo multicolor, repleto de una gran diversidad de estilos artísticos y cuya continuidad esta prevista en el 2020 con la tercera edición del Proyecto Víbora.



Foto realizada 22 de marzo del 2015, siete meses después. 

Foto realizada 22 de marzo del 2015, siete meses después. 

Foto realizada 22 de marzo del 2015, siete meses después. 

Publicar un comentario