Seguidores

domingo, 3 de mayo de 2015

PROYECTO VIBORA. PARCELA 76. MURAL 80. UNA SIRENITA LA MAR DE BONITA.

Boceto presentado en la primera exposición homenaje al Proyecto Víbora, celebrada en febrero del 2015 en el Escorxador.

Para evitar confusiones, ya que no coincide mi división de los dibujos con el número de las parcelas dadas por el Proyecto Víbora, pongo "mural" en el titulo siempre, salvo en los casos que sepa el número exacto de la “parcela”.

MURAL nº 80.

PARCELA nº 76.

Título:
UNA SIRENITA LA MAR DE BONITA.

Autor:
Wenceslao Pérez.
Nuestro artista se define de una forma sencilla u directa: “Wenceslao Perez. Dibujante, escenógrafo deliciosamente cutre.” Y es que este artista ha llevado se creatividad a diversos estadios artísticos, como a vincularla con el teatro y con labores pedagógicas para niños y jóvenes. Pero todas esas inquietudes artísticas que le absorben desde pequeño, lo hacen seguro candidato a pertenecer al Distrito D.C. (Deliciosamente Cutre) que es donde se siente cómodo y a gusto.
Para saber más sobre este autor os dejo un enlace:


Participantes:
Victor González, Asunciópn Martinez, Julia Pérez Tormo, Trinidad Pérez, Majo, Sandra Redondo, Olaya González, Jaime Navarro, Jorge Andreu, María Sáez, Luz Gómez; Begoña Boix, Lorena Fuster, Elena González, Maria Berenguer, Noelia Martinez, Lao, Nata, Vicente Campos, Iker Pérez, Oliver Pérez, Francisco Agulló, Manel Quiles, Beatriz Sala, Gonzalo Botia, Candela Moreno, María José Ferris y Candela Ferris.

Obra:
Estamos ante un mural con el sello de Wenceslao, repleto de vivos colores y con un trazo distendido que nos transmite positividad a través de la belleza, la alegría y el optimismo, todo ello dentro de uno de esos universos únicos y especiales que él sabe crear.


Opinión:
Yo siempre diré que cada uno saca unas conclusiones cuando ve una obra artística, ya sea un cuadro, una fotografía, un grabado o una escultura, lo que sea… y esas sensaciones que transmite dicha obra va enmarcada por cosas tan dispares como gustos, conocimientos artísticos, conocer el autor o  su explicación de dicha obra, de ahí que cuando de mi opinión siempre será subjetiva y mía, llena de grandes lagunas o errores pero quiero darla.
Por lo que he averiguado, Wenceslao Pérez lleva un tiempo creando obras artísticas con sirenas y que este mural es el punto final de un ciclo pictórico, entorno a este ser mitológico cuya iconografía aquí representada es más reciente, ya que su forma difiere mucho de las culturas antiguas en que investiguemos, griega, egipcia o sancrito, pues en ellas estos seres aun no tenían esas formas tan voluptuosas y su cola de pez.
Lo primero que pensé al ver esta parcela fue “Estilo Hawaiano” y aunque este relacionado a ropa o forma de vestir, yo lo asocio con colores alegres y vistoso, donde las flores o motivos vegetales repetitivos se usan profusamente, dotándole de una fuerza visual muy fuerte, cosa que así ha sucedido.
Supongo que esas flores que se desparraman por toda la parcela, junto con ese rio de golondrinas portadoras de un corazón amoroso, son representaciones artísticas del autor de los cantos de sirenas que con su belleza y sonido engatusaban a los marineros llevándolos a la perdición, quisiera comentar la casualidad de que existiera anteriormente (o eso creo) la presencia de un pentagrama música que recorre durante muchas parcelas una de las paredes laterales y que sirve para reafirmar y apoyar las artes musicales que usaban las sirenas.
Nuestra idea del mito traicionero de las sirenas queda confirmado con las palabras de Wenceslao Pérez al explicarnos el significado de su mural: “Pon una sirena en tu vida y verás la que se lía. Muy monas y muy hijas de puta al mismo tiempo.”.

Otras imágenes:
Tal vez encuentres este mural desde una vista más elevada o general, donde se aprecie mejor que dibujos le rodean, así como el lugar de este en el cauce, para ello pincha el enlace:
TRAMO 5: Entre el puente CANALEJAS y el puente de SANTA TERESA.













El Proyecto Víbora surge en 1991 como un movimiento artístico, cuya su segunda edición se produce en el 2014, caracterizándose por pintar el lecho del rio Vinalopó  a su paso por Elche con más de 160 murales dibujados a lo largo de sus tres kilómetros y medio de cauce, por artista, grafiteros y ciudadanos, unos reconocidos y otros  desconocidos, gente del entorno y algunos venidos de diversas partes del mundo y que entre todos han creado un gigantesco lienzo multicolor, repleto de una gran diversidad de estilos artísticos y cuya continuidad esta prevista en el 2020 con la tercera edición del Proyecto Víbora.

Foto realizada 22 de marzo del 2015, siete meses después. 

Foto realizada 22 de marzo del 2015, siete meses después. 

Y de repente unos rayos de luz dieron en la pared, pena que la foto no sea fiel reflejo de la sensación que sentí al verlos.

Foto realizada 22 de marzo del 2015, siete meses después. 

Foto realizada 22 de marzo del 2015, siete meses después. 

Esta foto tiene un efecto visual curioso, ya que cuando la tenia a tamaño completo en la pantalla del ordenador hay un objeto al final de la espiral que da la sensación que esta sobre la pantalla y no en la foto.

Gracias  a la exposición Expovíbora pude obtener la ficha de 49 parcelas y datos para añadir información e intentar contactar con sus creadores, lo cual a sido una ayuda a pesar de solo ser entorno al 29 % de los murales del Proyecto Víbora.

Publicar un comentario