Seguidores

jueves, 7 de mayo de 2015

PROYECTO VÍBORA. PARCELA 80. MURAL 84. AL OTRO LADO DEL RIO.


Bocetos presentados en la primera exposición homenaje al Proyecto Víbora, celebrada en febrero del 2015 en el Escorxador.

Para evitar confusiones, ya que no coincide mi división de los dibujos con el número de las parcelas dadas por el Proyecto Víbora, pongo "mural" en el titulo siempre, salvo en los casos que sepa el número exacto de la “parcela”.

MURAL nº 84.

PARCELA nº 80.

Título:
AL OTRO LADO DEL RIO.

Autora: Dolça.
Dulce Quesada Magro tiene por nombre artístico Dolça, nació en Elche a finales de los sesenta y aunque ha vivido en distintas partes del mundo, siempre ha vuelto a su ciudad natal a la que está muy vinculada. Estudió danza clásica y español, es licenciada en Bellas Artes, ha realizado cursos de grabado y de dirección que le ha llevado a ser una artista polifacética, aunque ella califica a muchas de sus obras como “el arte de llevar puesto” ya que el marco ideal de sus creaciones son objetos de uso cotidiano. No quisiera terminar estas líneas sobre Dolça,  sin hablar de su amigo e icono, el pajarito que suele acompañarle en sus creaciones.

Para saber más sobre esta artista os dejo un enlace:


Aunque de forma fragmentada me gustaría contaros una historia de ilusión artística y de amor que muchos ya conoceréis pues Dolça nos lo ha hecho saber.
Es la historia de una joven artista que no puede participar en el primer Poyecto Víbora al encontrarse fuera de su ciudad realizando un curso de grabado… “a la vuelta en el tren, soñaba que algún día me gustaría pintar un gran mural de colores y esto no es poesía, en realidad fue lo que imaginaba mientras me dejaba llevar...Cual sería mi sorpresa, cuando vi al llegar, que aquello mismo que soñaba, es lo que acababa de suceder en el río.” Al año siguiente, en verano, uno de los artista que había participado en Proyecto Víbora, Kajol artista de Bangladesh, que vive en Dinamarca, volvió a Elche para exponer su obra y se trajo a un joven músico bengali para que tocara con su sitar en la inauguración de la exposición.
Como Kajol, era amigo de su amigo, el artista Juan Llorens: “Cosas de la vida, del destino o no sé qué, je, je, los conocí unos días después... Sazed me pidió que me sentará a su lado, en una cena que se organizó para presentarles a los artistas de Elche, y allí sentada me quedé...


Participantes:
Sandy, Marisa Soler, Duna Fernández, Isabel Ruiz, Sofia Ul Alam Quesada, Ismael Ul Alam Quesada, Alejandra Quesada, Carlos Marhuenda, Cristina Marhuenda, Lola Martinez, Marta Martinez, Hugo Palacin, Julia Giménez, Lucas Giménez, José Antonio Campillo, Mari Carmen Alba, Zoe Zamora, Kyra Zamora, Maria Vicente, Claudia Vicente, Joel Madrigal, Tamara Sánchez, Ismael Quesada, Cristina Quesada, Javier Quesada, Rafael Quesada, Alejandra Quesada, Mercedes Aranzueque, Duna y Cintia Sánchez.

Obra:
Dolça nos muestra un mural que destila su personalidad artística, donde el hombre y la mujer parece integrarse a la perfección en un hábitat acuático lleno de colores, imaginación y rasgos amables.
  
Opinión:
Yo siempre diré que cada uno saca unas conclusiones cuando ve una obra artística, ya sea un cuadro, una fotografía, un grabado o una escultura, lo que sea… y esas sensaciones que transmite dicha obra va enmarcada por cosas tan dispares como gustos, conocimientos artísticos, conocer el autor o  su explicación de dicha obra, de ahí que cuando de mi opinión siempre será subjetiva y mía, llena de grandes lagunas o errores pero quiero darla.
Cuando uno compara los bocetos con el mural final, enseguida nos damos cuenta que los personajes secundarios de los dibujos, han aumentado de forma exponencial al número de manos grandes y diminutas, que disfrutaron dando forma y color a la parcela.
Dolça suele acompañar su obras artísticas de palabras o frases y este mural no podía ser menos, mandándonos en esta ocasión un mensaje de amor: “Un beso con alas que vuele hasta tu casa” que ha colocado como colofón tras las huellas del equipo que le ha ayudado, pero si queréis verlo (el mensaje) además de (saber) su intención, solo tenéis que apretar en este enlace:
Cualquier obra tiene un nacimiento, unos son rápidos y espontáneos, mientras que otros maduran y necesitan su tiempo e incluso pueden ser polifacéticos y esta es la historia que nos cuenta Dolça sobre el nacimiento de “Al otro lado del río.”:
“Hace dos años, inspirada en el tremendo calor que nos azotaba, en el mes de agosto, por el Mediterráneo, hice una serie de dibujos. Uno de ellos era este...
Y estos días, al ponerme a pensar en qué es lo que podría pintar, me lo volví a encontrar y pensé que quizás quedase bien en el río. En principio, no sabía muy bien si en horizontal o en vertical. Al final, y tras la sugerencia de Juan - Juan Llorens es un artista amigo de  Dolça - de pintar una nadadora a una parte, en dirección al Pantano, y un nadador a la otra, "enfilao" para el Puente de Barrachina, pues hice este otro, inspirado en Sazed que siempre me cuenta que él aprendió a nadar en su río.
Así es como quedará (espero), acompañado de los monstruos marinos de los niños que me ayuden a pintar.”
Independientemente de su nacimiento, toda obra toma cuerpo y un significado propio que le da su creador, unas veces profundo y otras sin complicaciones, unas veces único y otras con múltiples mensajes, a veces fácil de captar por cualquiera de los que miran la obra, otras se necesita conocer a su creador para comprenderlo y la mayoría de las  veces necesitamos que su artífice nos de pistas, siendo esta opción ultima, la más completa para conocer y comprender cualquier obra.
Por eso me encanta que Dolça nos cuente su significado e intenciones al crear este mural:
“El Sazed que aparece en la historia - en el mural - es mi marido. En principio somos él y yo, y está inspirado en mi historia, pero después este mural simboliza también muchas cosas: La idea de la hierba parece siempre más verde al otro lado del río y la curiosidad que te despierta a querer cruzar a la otra orilla para ver si realmente es así, el cruce de dos mundos en un preciso momento... en mi pensamiento también están aquellos para los que, cruzar al otro lado del río, no es una tarea tan fácil como los que estamos en esta orilla...”
Sin duda un mural para mirar con tranquilidad y encontrar corazones flotando, plantas de corazones, botellas con mensajes escondidos y al pajarito de Dolça con sus gafas acuática nadando por el agua.

Otras imágenes:
Tal vez encuentres este mural desde una vista más elevada o general, donde se aprecie mejor que dibujos le rodean, así como el lugar de este en el cauce, para ello pincha el enlace:
TRAMO 5: Entre el puente CANALEJAS y el puente de SANTA TERESA.











 Aquí podéis ver una foto hecha por su hija Sofi el sábado 9 de agosto del 2014, donde se aprecia a su madre, Dolça, sobre la mano de Sazed que la lleva grácilmente por los mares.
Si queréis ver más foto de esta reportera fotográfica, pinchar en el siguiente enlace:

Foto de Dolça junto a sus bocetos en la primera exposición homenaje al Proyecto Víbora, celebrada en febrero del 2015 en el Escorxador.

Foto realizada 22 de marzo del 2015, siete meses después. 

Foto realizada 22 de marzo del 2015, siete meses después. 

Foto realizada 22 de marzo del 2015, siete meses después. 

Foto realizada 22 de marzo del 2015, siete meses después. 

El Proyecto Víbora surge en 1991 como un movimiento artístico, cuya su segunda edición se produce en el 2014, caracterizándose por pintar el lecho del rio Vinalopó  a su paso por Elche con más de 160 murales dibujados a lo largo de sus tres kilómetros y medio de cauce, por artista, grafiteros y ciudadanos, unos reconocidos y otros  desconocidos, gente del entorno y algunos venidos de diversas partes del mundo y que entre todos han creado un gigantesco lienzo multicolor, repleto de una gran diversidad de estilos artísticos y cuya continuidad esta prevista en el 2020 con la tercera edición del Proyecto Víbora.

Foto realizada 22 de marzo del 2015, siete meses después. 

Publicar un comentario