Seguidores

martes, 5 de mayo de 2015

PROYECTO VÍBORA. PARCELA 78. MURAL 82. ALMICAR BARCA 2014.

Para evitar confusiones, ya que no coincide mi división de los dibujos con el número de las parcelas dadas por el Proyecto Víbora, pongo "mural" en el titulo siempre, salvo en los casos que sepa el número exacto de la “parcela”.

PARCELA nº 78.

MURAL nº 82.

Título:
AMILCAR BARCA 2014.

Autor:
Integrantes de Cuadernos Viajeros.

Para saber más sobre este colectivo os dejo un enlace:



Participantes:
Integrantes de Cuadernos Viajeros. Antonio ros, Guillermina Vico, Francisco Galvañ, Jose V. Baeza, Jose Ramon Sempere, Julia Bernal, Lola Lopez, Loli Clement, Loli Parra, Manuel Jimenez, Mª Dolores Piñero, Mª Luisa Tortosa, Mari Gonzalez, Mariano Albadalejo, Mª Teresa Gonzalez, Mariló Bolaños, Mercedes Fernandez, Merche Lafuente, Pilar Peñalver, Ramon Sempere, Raul Clement, Salvador Anton.


Obra:
Estamos ante una máscara tribal donde los trazos de color son los rasgos pictóricos a destacar y en la que prima su aspecto salvaje.

Opinión:
Yo siempre diré que cada uno saca unas conclusiones cuando ve una obra artística, ya sea un cuadro, una fotografía, un grabado o una escultura, lo que sea… y esas sensaciones que transmite dicha obra va enmarcada por cosas tan dispares como gustos, conocimientos artísticos, conocer el autor o  su explicación de dicha obra, de ahí que cuando de mi opinión siempre será subjetiva y mía, llena de grandes lagunas o errores pero quiero darla.
Por un lado nos encontramos ante una máscara que se aprecia perfectamente desde cierta altura y lejanía, ya que de cerca la recreación de los ojos, nariz y boca, provocan cierto despiste o desorientación, como ocurre por ejemplo, con uno de los ojos, donde los artistas han instalado unos vistosos labios rojos.
En las imágenes aportadas se aprecia perfectamente, que según del lado del rio que se mire la parcela, toma mayor relevancia un color u otro ya que la máscara parece estar dividida cromáticamente en dos partes separadas perfectamente por el canalón del rio Vinalopó, en un lado tonalidades afines con el cielo y el agua, mientras que en el otro lado predomina las tonalidades compatibles con la tierra y el fuego. Y cuya intención el autor nos aclara: “Está pintada en dos gamas de colores distintas que separan los dos hemisferios del cerebro.” Tal vez el lado racional del animal, quiero pensar. 
Ramón Sempere no comenta como surge la idea plástica de este mural: “El título salió al aplicar a la máscara la idea que se propuso de pintar escenas alusivas a la historia de Elche relacionadas con el Río Vinalopó.” Sin embargo “…después realmente no se llevó a cabo”
Para ello, otorga un significado transcendental y profundo a la máscara dibujada: “En realidad es una calavera de cuyo interior fluyen a través de sus suturas las mismas ideas ancestrales que no cambian con el paso de tiempo: violencia, pasiones, guerra, religión…” – añadiendo- “Como la máscara representa la expresión de las pasiones humanas que se mantienen inalterables con el tiempo, la asimilé al general cartaginés, que según la leyenda murió en el cauce del Vinalopó en la retirada del asedio a Elike, cerco roto por los sitiados utilizando toros ungidos a carretas llenas de teas encendidas. Las sensaciones y pasiones de aquel invasor no serían muy distintas de las que ahora podemos sentir, pero el entorno sigue siendo el mismo: Horror, Guerra, Violencia, Fuego, Agua... y seguimos sin darnos cuenta de que al final todos acabamos igual sea cual haya sido nuestro papel en la vida.
“La máscara es como una vanitas.” Cuya expresión “vanitas” quiero entenderla como que “en vano”, “al final” solo queda la certeza de la muerte, pensamiento aparentemente sombrío y que artísticamente dio a lugar en la Edad Media a la concepción individual del bodegón como representación de lo efímero. 

“El diseño está pensado para que un grupo tan numeroso pueda pintar libremente sin interferirse.” Lo cual demuestra que una obra no solo es arte, sino que tiene otros aspectos prácticos a tenerse en cuenta y más cuando en su creación participa mucha gente. Para mí era muy importante - nos dice Ramon Sempere- que más de veinte personas pudieran participar simultáneamente pintando el diseño, libremente, sin molestarse, y que el resultado final fuese la acción conjunta del colectivo.”

Boceto original cedido por el autor.

Otras imágenes:
Tal vez encuentres este mural desde una vista más elevada o general, donde se aprecie mejor que dibujos le rodean, así como el lugar de este en el cauce, para ello pincha el enlace:
TRAMO 5: Entre el puente CANALEJAS y el puente de SANTA TERESA.

Grupo de integrantes de Cuadernos Viajeros.

Dentro del elenco de artistas que participaron del colectivo Cuadernos Viajeros, aquí vemos a Lola López Carrasquilla dibujando los labios, más conocido por su nombre artístico “Carrasquilla”.

Imagen donde se aprecia perfectamente el boceto de este mural.



En esta foto y la siguiente se aprecia perfectamente la diferencia de tonalidades que tiene la mascara a cada lado del canalón.


El Proyecto Víbora surge en 1991 como un movimiento artístico, cuya su segunda edición se produce en el 2014, caracterizándose por pintar el lecho del rio Vinalopó  a su paso por Elche con más de 160 murales dibujados a lo largo de sus tres kilómetros y medio de cauce, por artista, grafiteros y ciudadanos, unos reconocidos y otros  desconocidos, gente del entorno y algunos venidos de diversas partes del mundo y que entre todos han creado un gigantesco lienzo multicolor, repleto de una gran diversidad de estilos artísticos y cuya continuidad esta prevista en el 2020 con la tercera edición del Proyecto Víbora.

Foto realizada 22 de marzo del 2015, siete meses después.
Foto cedida por Ramon Sempere donde se aprecia integrantes de Cuadernos Viajeros que ayudaron a pintar este mural.

Publicar un comentario