Seguidores

miércoles, 15 de julio de 2015

HOGUERAS 2015. OFRENDA DE FLORES. COMISIONADOS INFANTILES.

Bueno ya estamos en el ecuador de las fotos sobre las Hogueras de San Juan 2015 y ya vamos por el primer día de la Ofrenda de Flores, donde paso a poneros un recopilatorio de imágenes hechas a los distintos comisionados y comisionadas infantiles que participaron en este acto.

Al futuro de las hogueras, es mejor fotografiarlos sin avisar, llegar y disparar, pero en muchas ocasiones eres visto y solo queda una sonrisa o simplemente decirles con cara de amigo te voy hacer una foto… ojo, que si nuestro protagonista no quieren, a veces es difícil de hacerlos cambiar de idea, por mucho que se empeñe los familiares que intentan ayudarte, si se encabezona mucho, es siempre mejor dejarlos tranquilos, al rato seguro que se les ha pasado el enfado y alguien podrá fotografiarlos de buen talante.

Veréis que hay algunas fotos de ellos sentados o tirados en el suelo, pero estos actos y desfiles son pesados por los tiempos que conllevan, si vístete y reúnete con la misión en tu distrito, si baja a la Plaza de Luceros con tiempo de sobra por si acaso, si el desfile lleva retraso como siempre, si te duelen los pies, si te aburres… todo ello hace que estén cansados, hastiados y hasta más inquietos de lo normal.

Hay fotos que te piden formato vertical, pero en otras ocasiones cualquiera de los dos funcionan, en esta intente encuadrar la rama con la esquina, cosa que termine de conseguirlo en la edición recortandola, pero era los juegos claros-oscuros de la luz los que me cautivaron.

Un instante después las sombras ya no estaban igual y opte por el formato horizontal.

En total, 16 fotos hay en esta entrada y solo en tres los protagonistas tienen una sonrisa en sus labios, acaso eso significa que las demás sean peores, ni mucho menos… en fotografía, una mirada profunda, un gesto cualquiera, una pose o cualquier otro momento puede ser igual de importante y de bello que una sonrisa, todo depende del momento, de la expresión, del fondo, así como de un montón de matices que llevan a elegirla, frente a unos padres ciegos de amor que siempre ven, con razón, a sus hijos adorables, el fotógrafo a veces está libre de esas ataduras.





Un instante antes (foto anterior) ella y otro colega disfrutaban de lo lindo gateando por el suelo, de repente la música suena y a bailar se ha dicho.


No piense nadie que fotografiar es disparar e irte, son muchas las veces que por disparar una sola vez, a llegar a casa te arrepientes más de una vez.
Esta escena mismo, se llevó ocho disparos, uno cuando la vi, levante la cámara y dispare estando un poco de lado y alejado, pero instintivamente sabía que si lo sacaba de espaldas, por mucho que se viera que estaba con los palillos tocando los tambores no tendría suficiente fuerza la imagen, me moví, rodee a los dos adultos que llevaban sus tambores colgando de la cintura y empecé a fotografiar entre ellos, en la primera se cuela un trozo de mano de uno de ellos y el niño me mira, como diciendo quien es este… pero sigue tocando que es lo que le gusta, en la siguiente mira hacia uno de los que aguanta el tambor y es en la tercera cuando vuelve a mirar los tambores, (la que estáis viendo aquí), en las cuatro siguientes tomas, también hay alguna pose interesante del tamborilero, pero para entonces había llamado mucho la atención y salían demasiadas piernas por detrás, con lo cual el fondo no era tan limpio.

Ponerte encima del chaval, encuadrar intentando que cuerpo y línea estén horizontales, sin que salgan tus pies, que te mire un plus y si además te sonríe te ha tocado la lotería… disparas tres veces y el momento se esfuma, pero has tenido suerte y tienes tu foto.

No era de noche completa, aunque lo parezca, cosas de la fotografía, están desfilando, pero sus miradas siguen a un racimo de globos que se le ha escapo a un vendedor ambulante, no hay nada más atractivo que ver un globo ascendiendo por el cielo, pero si son un montonazo el espectáculo está garantizado.


Publicar un comentario