Seguidores

lunes, 20 de julio de 2015

FINAL BATALLA DE GALLOS, RED BULL, ALICANTE 18 DE JULIO 2015.

Ayer sábado 18 de Julio del 2015, sucedió algo mágico en Alicante, en un año que oficialmente se celebra 30 años de Hip Hop en España, la marca comercial de bebidas Red Bull monto la final Nacional de la Batalla de Gallos en el muelle de Levante bajo un sol de justicia donde un grueso grupo de los componentes que participaron eran alicantinos y de los cuales “Arkano” se convirtió en el justo ganador de esta Batalla de Gallos por segundo vez, la primera con 15 años en el 2009, ante diez mil personas totalmente entregadas al Rap y a la cultura del Hip Hop que tanto seguidores tiene entre la juventud alicantina, como quedó demostrado por la fluencia continua de público, desde por la mañana a pesar de abrirse el recinto a las 16’00 horas y caer un sol abrasador capaz de derretir inmediatamente al tempano más helado.
Un servidor, consciente de la importancia que tiene una celebración de este tipo, a ser una final nacional y en vista de lo espectacular que suelen ser los eventos de Red Bull de este nivel, no podía perdérselo, la pena es que a las 18’05 horas abandonaba el recinto en el que había estado desde las 16’20 h, muerto literalmente de sed ya que no dejaban entrar bebidas y dentro solo vendía a un euro su bebida energética, la cual no me gusta y que a mi edad no sé si era mejor deshidratarse o tener un ataque de nervios… Con un buen puñado de fotos desanduve los casi dos kilómetros que hay que recorrer para volver a la civilización y poder hidratarme con ansiedad y eso que fui con gorro.
Mi hijo Carlos me hizo el relevo al salir (casualidades de la vida), ya después contó las bondades del escenario, lo bien que estuvo las batallas, si el sonido era excelente y las pantallas gigantes permitían verlo todo cómodamente en cualquier lugar, que gano el alicantino Arkano, lo cual relanzara el rap de nuevo en la ciudad, ya que antes era habitual ver “batallas” improvisadas cuando salías de marcha y ahora estaba la cosa muy fría.
Los precios bien, pero cuando llevabas ya tres vasos grandes en tu cuerpo sabias que un cuarto podía ser una bomba.
En verdad se lo montan bien, la distancia a recorrer para conseguir algo fuera de lo que hay en el recinto, es lo suficientemente grande como para desalentar a la mayoría en hacer escapaditas y volver, si te vas no vuelves, pero el ambiente era tan bueno que quien era el valiente en irse.
Para este acontecimiento subiré cuatro entradas a continuación:



Publicar un comentario