Seguidores

lunes, 26 de enero de 2015

DOCUMENTAR EL PROYECTO VÍBORA DE OTRO MODO.

Quiero explicar un poco cual ha sido mi modo de documentar este Proyecto Víbora II que ya desde el primer momento que supe de su existencia me resulto atractivo, pero esta idea rápidamente se vio reforzada cuando por primera vez visite el cauce del rió Vinalopó, me enamoro el colorido, el espíritu bohemio, de hermandad y buen rollo que tenía la gente que estaba pintando, artistas reconocidos o no.
Desde entonces lo visite las veces que pude, aunque me parecieron pocas, pero siempre por la tarde, huyendo de la calina del día y hasta después de la medianoche generalmente.

Estas excursiones fotográficas me dejaba bastante cansado, ya que estaba un promedio de siete horas fuera de casa cargado siempre con el trípode al ir en moto y luego a pie de calle llevando la bolsa del material fotográfico que ronda sobre los cinco kilos, mientras me paseaba para arriba y para abajo por parte de los 2800 metros de lienzo que era el cauce.

Estas fotografías del Proyecto Víbora II se realizaron durante su creación artística, así como posteriormente, sumando un total de seis sesiones fotográficas de distinta envergadura y que vino a ser unas dos mil fotos tras la eliminación de las “malas”, eligiendo para este reportaje fotográfico a unas setecientas fotos.

Decir que el equipo usado básicamente, fue una cámara APS Nikon D7000, con dos objetivos, un todoterreno 18-200 mm y un macro fijo de 105 mm y como no, el trípode para las nocturnas, además de un filtro de densidad neutra de cuatro pasos en algunas fotos diurnas, la iluminación nocturna usada correspondía a la contaminación lumínica urbana aportada en el entorno del cauce y a veces linterna calidad con las personas y fría con los dibujos.
Una vez iniciada la subida de entradas al blog, fui una séptima vez al rio, seis meses después pero esta vez lleve un 10- 24 mm de objetivo y cuyas fotos engrosaran las ya preparadas.

Era consciente que el Proyecto Víbora atraería un rio de fotógrafos profesionales y aficionados que querrían inmortalizar algo tan especial y no estaba equivocado, los había con grandes cámaras y con peores, pero yo fui o creo haber sido, uno de los pocos que incluyo las tomas nocturnas como parte importante de la documentación del Proyecto Víbora II, realizando tomas tanto de los murales como del cauce durante todas las sesiones, tal vez no sean las mejores fotos, eso sin duda, pero creo que el resultado servirá para darle un toque diferente al testimonio que yo aporto del Proyecto Víbora II.

Por cierto no preocuparos si aun tenéis dudas sobre que es el Proyecto Víbora, ya que poco a poco iré aportando más información tanto escrita como visual de él.

P.D.
Cualquier participante en el Proyecto Víbora que pueda decirme el nombre de las parcelas que vaya mostrando en este blog, se lo agradecería mucho, así como el autor o autores y si hubo colaboradores, del mismo modo aunque sé que es pedir mucho agradecería cualquier imagen del boceto y fotografía de los artistas para incluirla con mis fotos en cada parcela para así darle más profundidad al contenido que subo.
Gracias.

Publicar un comentario