Seguidores

domingo, 1 de agosto de 2010

PRESIDENTES SUPREMOS.



Estas líneas surgen a raíz de ver en la exposición del ninot la figura de un presidente de hoguera que enseguida encendió pensamientos de todo tipo sobre estos mandamases:
¿Son los únicos que cortan el bacalao en su hoguera?
¿Actúan democráticamente o dictatorialmente?
¿Simplemente son los títeres de otros personajes que de verdad cortan y deshacen en la sombra todo lo concerniente a su hoguera?
¿Los hay honestos?
¿En todas las comisiones se cuecen habas, por muy tranquilo que parezca el ambiente?
Después de indagar y preguntar un poco, solo un poquito… descubrí que el mundo fogueril no escapa a los males de unos sinvergüenzas que no piensan en el bien de los que representa, ya sea político, presidente de una comunidad, hoguera, etc, etc y etc.
Esta claro que buenos, algunos los hay, lo malo es que abundan más los otros, los mediocres, los títeres, los aprovechados…
En general, las hogueras es un mundo lleno de protagonistas, los cuales quieren darse y hacerse conocer a distintos niveles, tanto en el ámbito social, como el empresarial o en el político de la ciudad y en el mejor de los casos, solo a nivel fogueril.
Por unos cuantos presidentes sin ese afán de notoriedad, suelen abundar más aquellos que buscan lucirse en cualquiera de los diversos niveles que hemos comentado en el párrafo anterior. Lo más triste es, que si por lo menos vivieran y sintieran esta fiesta en lo más hondo de su ser, tal vez, se les podría perdonar, pero su egoísmo solo les lleva a pensar en yo, yo y solamente yo, utilizando a la comisión y a la hoguera como trampolín para su protagonismo estelar o egolatría (palabreja esta con la que los muy finos definen a las personas que practican el culto y la veneración a sí mismo) sin importarles pasar por encima de otr@s o dejar en números rojísimos a su hoguera.
Sobre este tema seria interesante que se hicieran públicas las cuentas de todas las Hogueras, así se podría señalar con el dedo a esos presidentes egocéntricos que embaucaron o no, a su comisión en los sueños de plantar en categorías superiores y en ser lo mejor de lo mejor, hasta que al final, las deudas casi los ahogan.
Sin embargo, todo lo dicho no importa, al final, para los ignorantes vecinos o ciudadanos en general, simplemente queda el recuerdo de los buenos tiempos que vivió la Hoguera tal, con tal presidente y ello es debido a que nos mantienen en la absoluta ignorancia sobre el desfalco o agujero monetario que provoco la mala administración de esa o tal persona.
De esa manera lo que es un secreto a voces dentro del mundo fogueril, haría a más de uno pensárselo dos veces antes de hacer una tontería.
Publicar un comentario