Seguidores

martes, 5 de mayo de 2009

TAILANDIA 9 Y ULTIMA: CURIOSIDADES.


Lo que nada en el agua es una especie de lagarto, tan grande como un gato.

L
os thais (hombres libres en tailandés, y por ello Tailandia (la tierra de los hombres libres) tienen un fuerte sentido de hospitalidad, pero también una gran conciencia de jerarquía social. El honor es importante en el discurso diario de los tailandeses y especialmente la antigüedad, un concepto fundamental en la cultura Thai.

Carruaje ecológico, ni mancha ni moja.

L
os tailandeses respetan enormemente a sus ancianos, tanto que algunos nativos hacen wai o krab (reverencia) a los pies de sus padres y abuelos. Ellos honran al primero en antigüedad, quien en cualquier tipo de ceremonia es el primero, del mismo modo que es el primero en dar una opinión ante decisiones que incumbe a la familia.
El saludo estándar es un gesto de plegaria llamado wai.

Los chicos con los chicos y las chicas con las chicas.

Los tabús incluyen tocar la cabeza de alguien o apuntar con los pies, dado que la cabeza es considerada lo más sagrado y los pies la parte más sucia del cuerpo, por ello al entrar en un templo nunca se debe permanecer de pie mirando al buda o con los pies en su dirección. Pisar a alguien o la comida es considerado un insulto. A pesar de ello, la cultura tailandesa como muchas otras culturas asiáticas está sucumbiendo a la influencia de la occidentalización y alguno de sus tabúes tradicionales están lentamente desapareciendo. Libros y otros documentos están dentro de los más venerados objetos seculares, por ello uno no debería deslizar un libro sobre una mesa o situarlo en el suelo.


El respeto por los antepasados forma gran parte de las prácticas espirituales tailandesas, así como la caridad hacia los monjes budistas. De ahí que se pueda considerar una cultura animista, en la que proliferan los mitos y los espíritus, además de ser profundamente creyentes (sobretodo en el budismo). De hecho cuando se construye una casa en ella se debe disponer en el jardín dos casitas de los espíritus, una de ellas para el espíritu del terreno y otra para el de la casa, teniendo que alimentar con comida y bebida a ambos habitualmente para que no se enojen.




Casitas de espiritus.
Espero que os haya gustado las fotos de Alberto y Cristina (Por orden alfabético, no de sexo) de su viaje de luna de miel que era el sueño de su vida, a pesar de que han recorrido muchos lugares.
Por mi parte darles desde aquí, aparte de en persona, mil gracias por pasarme las fotos y ser un poco cómplices de este blog.
En cuanto a vosotros internautas espero que os sirva de algo saber un poco de un país como Tailandia.
Publicar un comentario