Seguidores

lunes, 25 de mayo de 2009

LA MAGIA DE LAS PUERTAS.

Puertas que no llevan a ningún lugar.
Puertas feas, bonitas, de madera, de hierro…
Puertas que dan miedo abrir.
Puertas que invitan a entrar.
Uno nunca sabe exactamente lo que hay detrás de una puerta,
ese es su misterio.
Debemos ser siempre cautos al abrir una puerta, tocar, avisar que vamos, abrir despacio sin brutalidad, por si golpeamos algo o alguien, por si nos equivocamos, por educación…pero sobre todo para prepararnos ante lo que hay detrás, sea lo que sea.
Os pongo el enlace con otra entrada que versaba sobre lo mismo.
Publicar un comentario