Seguidores

lunes, 29 de junio de 2015

PROYECTO VÍBORA. PARCELA 130. MURAL 137. PICNIC ILICITANO.

Para evitar confusiones, ya que no coincide mi división de los dibujos con el número de las parcelas dadas por el Proyecto Víbora, pongo "mural" en el titulo siempre, salvo en los casos que sepa el número exacto de la “parcela”.

MURAL nº 137.

PARCELA nº 130.

Título:
PICNIC ILICITANO.

Autor:
Francisco Sánchez Sanjuan.
Francisco Sánchez Sanjuan nace en Elche a principio de la década de los 40 sus estudios artísticos los realiza en su ciudad natal y posteriormente en Barcelona, aunque parte de su formación de puede considerar autodidacta, fundo en 1969 con otros artistas el “Grup d´Elx” del que se distancio en su continuo evolucionar e innovar que le ha llevado a tocar todos los estilos vanguardistas haciéndolos suyos y sin ser de ninguno. Participo en el primer Proyecto Víbora con un mural.


Participantes:
Las mujeres de su familia.


Obra:
Obra que es un claro ejemplo del estilo pictórico del artista Francisco Sanchez Sanjuan con un guiño al mural que dibujo en el primer Proyecto Víbora.

Opinión:
Yo siempre diré que cada uno saca unas conclusiones cuando ve una obra artística, ya sea un cuadro, una fotografía, un grabado o una escultura, lo que sea… y esas sensaciones que transmite dicha obra va enmarcada por cosas tan dispares como gustos, conocimientos artísticos, conocer el autor o  su explicación de dicha obra, de ahí que cuando de mi opinión siempre será subjetiva y mía, llena de grandes lagunas o errores pero quiero darla.
Don Francisco no ha querido dejar de participar una vez más en el Proyecto Vívora, si en el anterior el huevo y las hormiga ya estuvieron presentes, en este no iba a ser menos a modo de guiño con el pasado.
Esta vez su familia hijas y nietas (yo siempre vi el núcleo femenino currando) han colaborado en llevar a buen puerto el pintado de un mural tan grande, donde el artista tuvo que lidiar con escasez de ciertos tonos de pintura al principio del Proyecto Víbora, a los cuales se adaptó, sabedor de la dificultades diversas que un evento de estas dimensiones genera.
Una de las veces que tuve el gusto en hablan con el artista, le hice saber que su mural me asombraba por ser uno de los más irreverentes del Proyecto Víbora y se lo decía porque dada la multitud de gente joven que había pintado, los cuales son por edad los que en teoría tienen aún la sangre hirviendo, por lo cual debían ser los más atrevidos y resulta que alguien con un buen puñado de años encima mostraba en un solo mural más detalles sexualmente provocadores que casi todo el cauce. Eso sí, un rio lleno de reivindicaciones políticamente correctas, bien vistas o socialmente aceptadas, pero en donde echaba de menos la representación de uno de los instintos animales básicos que tiene todo ser humano, el sexo. Lo cual el artista rechazo al no creer que su mural era irreverente y ello es verdad ya que esa frase no identifica de ninguna manera su obra, tal vez sería mejor haber usado la palabra “provocador”.
Personalmente veo una escena bucólica, de un picnic un tanto sui géneris, donde la esencia femenina es mayoría, en su representación antropomórfica de las palmeras, y de las dos mujeres, frente al único hombre que surge del huevo para intenta tocar los dátiles que surgen de los pechos de la palmera a modo de metáfora… en la parte baja del canalón se encuentra una mujer desnuda tumbada bajo la sombra de las palmeras en uno de los tantos días calurosos que se da por estas tierras, pero hemos de ver que bajo la palmera podemos encontrar los frutos magníficos de esta tierra, sandias, granadas, vino, brevas, fresas y lo que aparentan ser manzanas que por problemas de pintura dejaron de ser sandias y cuyas frutas parecen tener un abridor mágico.
Mientra la otra mujer toca para endulzar la vida, mientras su compañera se refresca del calor con una tajada de sandía.
Y si ya teníamos el huevo, como no iba a ver hormigas.
Extracto del artículo aparecido en Memoria Digital de Elche escrito por Rafael McEvoy. “Si bien, las hormigas fueron las protagonistas en 1991, ahora, aparecen de forma secundaria, tímidas, como si fuesen las supervivientes de esa pintura efímera que las crecidas del río y las inclemencias del tiempo terminaron por hacer desaparecer.”Las palmeras personificadas con formas femeninas ofrecen de sus senos dátiles, como una forma de amamantar al pueblo ilicitano con esta eterna fuente de vida. El huevo es otra constante en la obra del pintor.”



Otras imágenes:
Tal vez encuentres este mural desde una vista más elevada o general, donde se aprecie mejor que dibujos le rodean, así como el lugar de este en el cauce, para ello pincha el enlace:
TRAMO 8: Entre el puente de la GENERALITAT y el puente BARRACHINA
http://alicantesiempre.blogspot.com.es/2015/02/proyecto-vibora-entre-el-puente-de-la.html









El Proyecto Víbora surge en 1991 como un movimiento artístico, cuya su segunda edición se produce en el 2014, caracterizándose por pintar el lecho del rio Vinalopó  a su paso por Elche con más de 160 murales dibujados a lo largo de sus tres kilómetros y medio de cauce, por artista, grafiteros y ciudadanos, unos reconocidos y otros  desconocidos, gente del entorno y algunos venidos de diversas partes del mundo y que entre todos han creado un gigantesco lienzo multicolor, repleto de una gran diversidad de estilos artísticos y cuya continuidad esta prevista en el 2020 con la tercera edición del Proyecto Víbora.


Publicar un comentario