Seguidores

miércoles, 9 de diciembre de 2009

¿UNA PIEDRA PARA ADOLFO SUAREZ ? O MECENAZGO POPULAR.



Parece ser que el parque situado en la Avenida Costa Blanca con esquina a la calle Corbeta va a recibir el nombre de Adolfo Suarez, que en breve la alcaldesa Sonia Castedo y no se sabe si algún familiar del político, inaugurarán el monolito… un piedrolo que han dejado caer entre las palmeras como podéis ver en las imágenes.
Uno cuando oye hablar de monolitos enseguida piensa en piedras grandes que se levantan apuntando al cielo y no en lo que aquí han puesto.
En estas ocasiones creo que deben existir soluciones para hacer algo mejor que poner esa piedra monda y lironda.
Propongo que si el ayuntamiento no tiene dinero, haga público que se va a crear una escultura, fuente o monumento que sea, para tal sitio y con tal fin, haciéndose cargo de unos gastos mínimos para que los artistas no les cueste presentar borradores y maquetas de sus ideas.
Dichos proyectos se expondrá tanto públicamente (bajos del Ayuntamiento) como por internet.
A partir de entonces y durante tres meses, los ciudadanos podrán votar la obra que más le guste físicamente mediante un panel informático que lo permita in situ o por internet.
Es importante que exista, aparte de la posibilidad de elegirse cualquiera de las obras, la opción de no querer ninguna. Con el fin de no estar siempre obligados a elegir de lo que hay, si no vale nada lo allí presentado.
Cada proyecto deberá aportar el coste aproximado del monumento y el ayuntamiento adjuntara el coste de colocar, según el proyecto, la obra en su sitio definitivo, con el fin de hacerse la gente una idea del coste total.
Una vez echa la elección deberá hacerse publico un numero de cuenta, en la que cualquier individuo o empresa pueda aportar un donativo para la construcción de dicho proyecto.
El ayuntamiento deberá aporta un descripción detallada del coste final del proyecto, el cual se actualizara cada seis meses, hasta que se recoja el total del dinero necesario.
Cualquier sobrecóste o desvió del presupuesto desde el momento en que se aprueba este, correrá a cargo del ayuntamiento.
Con el fin de incentivar la participación se deberá colocar una placa donde se lea el nombre de aquello que han ayudado con su generosidad a la creación de esta obra, siempre que así lo deseen y lo hayan manifestado, pues su silencio, se entenderá como deseo de mantener su anonimato. En cuanto a las empresas mecenas tendrán expuestos sus nombres de una forma visible, pero discreta para conocimiento de todos de su participación en el embellecimiento de la ciudad.
Antiguamente los donativos fue un método frecuente, aunque lento, para construir grandes cosas, creo que es el momento de retomar ese modelo adaptándolo al siglo XXI y con quien mejor que empezar que con alguien que represento tanto en la entrada de la democracia en nuestros hogares como fue Adolfo Suárez, junto a otros muchos.
Publicar un comentario