Seguidores

martes, 29 de diciembre de 2009

SOBREVIVI...


Espero que al mirar atrás, recuerdes el día de ayer con una media sonrisa, socarrona, pues es mejor dar que recibir... bromas.
Va siendo hora de contar a compañeros, amigos y familiares, las mil una batallas reales y ficticias, realizadas o sufridas ayer, el año pasado e incluso en época de Maria Sarmiento.
Un servidor siempre a sido un defensor de las bromas, sin importar que sea o no sea el día de los Santos Inocentes, a la vida hay que ponerle siempre un toque de humor y del mismo modo también es cierto que donde las dan las toman, por lo que no soporto aquel que quiere ser graciosillo y luego no aguanta ni una.
En cambio, las novatadas nunca han sido de mi agrado, es una imposición forzada, hace daño o se parece demasiado al abuso de poder de un superior y degrada a la persona que lo sufre. También es verdad que algunas bromas son muy parecidas a las novatadas, pero en verdad esas se definen como “bromas pesadas” y esas son las que usan los cortos de mente.
Publicar un comentario