Seguidores

martes, 15 de diciembre de 2009

FERIA DE NAVIDAD 2009 EN ALICANTE.



El domingo pasado visite la Feria de Navidad tras una multitud de años sin ir, ahora se encuentra por Rabasa, al lado del Decathlon y la ultima vez que fui la ponían en la playa de San Juan, hace de eso por lo menos 12 años o más.
La Feria tiene un espacio habilitado para aparcar hasta 2000 coches según la prensa, pero a pesar de ser gratuito, tiene una fauna de gorrillas que intentaran sacarte a lo tonto una propinilla para vivir del cuento o con sus adicciones, por lo menos los que yo conozco y seguro que son pocos los que se salvan, es un mundo algo mafiosillo.
Aparte de esta lacra, perenne en muchos otros puntos de la ciudad, la Feria de Navidad sin duda hará las delicias de muchos de los que acudan a ella sean grandes o pequeños, dada la variedad de atracciones existentes, presididas todas ellas por la Noria visible desde cualquier parte de la Feria y desde la lejanía para guiar a los que a ella acuden.
Sin embargo las ferias, hoy por hoy, solo tienen de bueno la cercanía, relativa, que consiguen al instalarse en cada pueblo, ciudad o barrio sus atracciones, todo lo demás va en su contra, frente a los grandes Parque de Atracciones Temáticos, mucho más baratos en comparación, donde uno puede pasar el día, más de ocho horas por poner el ejemplo en Terra Mitica con una entrada que lleva incluida la comida y que te permite subir las veces que quieras a cualquier atracción, presenciar espectáculos y todo ello dentro de un entorno visualmente llamativo, con más comodidades que la Feria para sentarte y descansar, más limpieza, sin hablar de la seguridad y la preparación del personal, cuyo balance es lo que marca la diferencia y me ha mantenido apartado muchos años de estas ferias, las cuales solo son atractivas por la noche a nivel fotográfico, porque desde pequeño siempre relaciono la Feria de Navidad con viento frió y el deseo de mis padres, antes, de volver a casa y ahora de un servidor de retirarse al dulce hogar, no solo por la mucha pasta que se te puede ir en un par de horas por allí, aunque la crisis se nota descaradamente ya que era domingo y no estaba a reventar, la gente paseaba pero eran pocas la gente subida a las atracciones, lo cual beneficia a los consumidores, pues es de todos sabido que cuando hay mucha demanda los tiempos de duración de la atracción se acortan mágicamente, en comparación cuando son cuatro gatos los que hay.












Publicar un comentario