Seguidores

domingo, 13 de septiembre de 2009

REMOJON.


















Es curioso que todos lo que salvan la cinta de: “no pasar”, lo suelen hacer por las aceras, es como si quisieran cumplir las normas y pensaran que si no pisaban la carretera, nadie se fijaría en ellos. Sin embargo, es todo lo contrario, la acera se asemeja a una cinta de montaje de una fábrica, en la que una pieza (el o los individuos) se mueve mientras es atendida conforme pasa por delante de los operarios de la fábrica.
Siendo en la fábrica del Raval Roig, expertos en atender a base de cubos llenos de agua, conforme avanza el sujeto, como podéis ver.
Publicar un comentario