Seguidores

sábado, 12 de septiembre de 2009

ESPERANDO.






El depredador, suple la falta de envergadura corporal, frente a su presa, uniéndose en manadas que esperan agazapados el paso de una confiada victima.
Sin embargo su instinto animal de “mojalotodo” provoca algún que otro desliz entre ellos, sin muchas consecuencias.
Publicar un comentario