Seguidores

lunes, 21 de noviembre de 2016

KITESURF 2016. PROLOGO DE SANTA POLA.

En agosto pasamos un fin de semana en la Marina y el domingo 21 se levantó ventoso, por lo que me acerque a Santa Pola, a la altura de la Salinera del Prat ya que al lado de Playa Lisa y separado por un espigón se encuentra la playa la Gola, lugar de encuentro y escuela de deporte náuticos, donde a veces según la dirección e intensidad del viento se reúnen montones de cometas de los Kitesurfistas y aunque he pasado muchas veces este año por alli, nunca he coincidido con que hubieran muchos, pero ese domingo tuve suerte y era un bosque de paracaídas de colores moviéndose de un lado para otro.

El resultado fue, una hora y cuarto haciendo fotos a destajo, en modo ráfagas muchas y pare cuando se llenaron las dos tarjetas de la cámara, antes ya había cambiado una batería, pero pensé lo que pensé y aunque tenía más tarjetas para reemplazar las llenas, dos mil y pico fotos eran muchas fotos y mucho trabajo, así que deje de disparar a pesar de que aquello bullía de actividad.

Lo bueno de ir cuando hay mucha gente practicando el Kitesurf, es que puedes intentar seleccionar y seguir a los más intrépidos o eso crees tú, ya que en el agua hay muchos moviéndose, pero cada uno con un grado de maestría, con una edad, desde jóvenes a más mayores y en donde hay tanto mujeres como hombres disfrutando de ese deporte, también aprovechas para fotografiar a cualquiera que se ponga lo suficientemente cerca, ya que con el todoterreno mío, sus 200 mm no dan para muchas florituras si están un poco adentro en el mar, también ayudo y mucho, el pequeño embarcadero de madera que al adentrarse en el agua y tener un punto de vista elevado permite un tipo de fotos diferentes a la habitual toma a pie de playa.

Tal vez habréis pensado que dos mil fotos son muchas, pero solo puedo deciros que aquello era un hervidero de movimiento, que no use el enfoque activo que sigue el sujeto, porque se volvía loco y el usar la modalidad ráfagas era necesario, si o si, para capturar distintos momentos de los saltos e intentar conseguir fotos nítidas, tal vez si fotografiara más a menudo esta actividad deportiva podría ser más selectivo, pero ese día quería conseguir muchos buenos momentos, al final tal vez solo destacaría una docena o dos de fotos, pero sí que os puedo decir que a día de hoy solo quedan ochocientas y pico fotos, de las cuales aún borrare alguna más.

De momento me he propuesto como reto para este deporte, el conseguir primeros planos de los deportistas, frente al plano general más llamativo, de ello depende entre otras cosas, del momento y el lugar en que vuelva a repetir esta sesión fotográfica de kitesurf.

Como siempre recordaros de que haciendo doble clip sobre la foto la podréis ver más grande, ademas de sin distracciones de letras y con las flechas del teclado ir pasandolas.










Publicar un comentario