Seguidores

jueves, 25 de mayo de 2017

ELS ENFARINATS 2016. LOS BORRACHOS NO PERDONAN.

A veces un plano lejano te permite abarcar más detalles, pero de vez en cuando te tienes que mojar y acercarte a los acontecimientos en busca de ese instante mágico que siempre parece esquivarte.

En las siguientes imágenes de esta entrada veréis muchos chorros de chispas saliendo de distintas carretillas, lo que confiere de vistosidad a las fotos, pero no os perdáis al enfarinat del casco tipo militar redondeado que esta conforme lo miráis aquí en el lateral izquierdo.
Este enfarinat, aparentemente es un personaje secundario de la toma, sin embargo adquiere un protagonismo especial cuando haces un seguimiento de sus andanzas durante las trece tomas que os he subido.


De repente observamos que nuestro enfarinat a pasado de un andar normal a cubrirse los oídos.

En esta toma vemos que aun sigue tapándose los oídos y nos empiezan a lanzar chispas y aunque en un primer momento pienso que van destinadas para mi, pronto surge otro enfarinat por mi lado buscando esas chispas para encender el mazo de carretillas que porta.

Por si alguien no sabe como funciona los cohetes borrachos o carretillas, estos son unos tubos de cartón duro, delgados como un puro gordo que se enciende como un petardo con una mecha o con las chispas que lanza otra carretilla pero este chorro de chispas es intermitente, habiendo momentos de descanso como ves en esta foto, existen según el numero de chorros que lance carretillas de varias fases a cuyo final simplemente dejan de moverse o explotan, cosa esta ultima que me pone muy nervioso ya que los movimiento erráticos de las carretillas los hacen muy impredecible.

Si os fijáis nuestro enfarinat sigue aun tapándose los oídos lo cual es mosqueante, ya que algo le  ha pasado... chispas o una explosión cerca del oído y ademas huye de la zona de  mayor conflicto, aunque de una forma un poco incontrolada.







La primera parte de la batalla es bastante inocua, solo te manchas y recibes algún golpe por los huevos. En cambio en la segunda parte donde hacen acto de aparición las carretillas la cosa se complica y se convierte en peligrosa ya que el riesgo de quemaduras y golpes aumenta exponencialmente.

Publicar un comentario