Seguidores

sábado, 8 de febrero de 2014

¿QUE ES UN PROYECTO FOTOGRÁFICO?

¿QUE ES UN PROYECTO FOTOGRÁFICO?

Hoy vamos a embarcarnos en algo muy manido y en lo que tarde o temprano cualquier aficionado o profesional de la fotografía se ve envuelto por distintos motivos, ya sean personales, creativos o con fines expositivos. EL PROYECTO FOTOGRAFICO.
Sin embargo, creo que en primer lugar debemos diferenciar entre “serie fotográfica” y “proyecto fotográfica”.


DIFERENCIAS ENTRE SERIE FOTOGRAFICA Y PROYECTO FOTOGRAFICO.

¿Qué es una SERIE FOTOGRÁFICA?
 Es un conjunto de fotos cuya imagen o temática están relacionadas entre sí, haciendo este de hilo conductor común entre ellas o bien el estilo fotográfico o de procesado aplicado a todas ellas.
Sin embargo las imágenes se han tomado aisladamente en el tiempo y sin ningún fin preestablecido en su momento de captura.
Sintetizando diremos que la serie NACE A POSTERIORI.
Un ejemplo de serie unir fotos de “puertas”, “atardeceres”, “ojos”, etc. Como veis la serie permite más libertad de elección, pero a la vez implica ser meticulosos con nuestra selección si queremos que tenga una cierta calidad.
¿Qué es un PROYECTO FOTOGRÁFICO?
 Son todas aquellas fotografías que antes de disparar la cámara eres consciente de lo que vas a crear, ya que no surge espontáneamente si no parten de una idea preconcebida.
Sintetizando diremos que llamamos proyecto CUANDO SU CREACIÓN ES PREMEDITADA.





















TIPOS DE PROYECTOS.

Hay cuatro tipos de proyectos:
- A) Proyectos fotográficos originales. No vistos hasta ahora.
- B) Proyectos fotográficos afines. De aquello que conoces o te apasiona.
- C) Proyectos fotográficos predefinidos. De perfeccionamiento o motivación.
- D) Proyectos colectivos. Donde alguien o un grupo, lanza una idea que busca ser atractiva para el mayor número de personas, ya que el resultado de ese proyecto dependerá de una mayor o menor participación colectiva.


NÚCLEO DE LOS PROYECTOS.

Independientemente del tipo de proyecto fotográfico, todos ellos tienen un punto de partida formado por dos esencias o núcleos que conforman el proyecto.
1.- La idea. Entorno a la que gira el proyecto.
2.- El tiempo. Define la duración del proyecto.
Estos dos núcleos pueden ser a su vez cada uno “cerrados” o “abiertos”.
- Idea cerrada, es cuando tenemos que atenernos a algo que hemos elegido.
- Idea abierta, cuando no estamos atados a la imagen que debemos capturar.
- Tiempo cerrado, es cuando tiene una duración determinada, se sabe su finalización.
- Tiempo abierto, cuando el proyecto no tiene establecido ninguna duración determinada.

Por ello los proyectos solo pueden ser fruto de cuatro de estas  dobles combinaciones.
I.- ABIERTO de Ideas y ABIERTO de Tiempo.
II.- CERRADO en Ideas y CERRADO en Tiempo.
III.- ABIERTO de Ideas y CERRADO en Tiempo.
IV.- CERRADO en Ideas y ABIERTO de Tiempo.

El modo ABIERTO/ABIERTO. Es en realidad una utopía, ya que no existe un proyecto fotográfico de estas características, salvo que consideremos nuestra afición a la fotografía como tal, abierto a capturar una buena imagen y sin fecha de caducidad preestablecida en teoría, ya que esta caducidad la impone la vida.
El modo CERRADO/CERRADO. En ellos elegimos una temática o punto común que nos obliga a estar pendientes de su realización y ejecución ya que tenemos unos plazos que cumplir.
El modo ABIERTO/CERRADO. Aquí la idea no es en sí lo importante, si no el compromiso con uno mismo de llevarlo a cabo y finalizarlo en un tiempo determinado, es como UN RETO.
El modo CERRADO/ABIERTO. En el decidimos de que va nuestro proyecto y no lo atamos a prisas, ni plazos, es algo libre y por ello el más bohemio y relajado.

Aunque se podría tener en cuenta otras variables que influirán en nuestro proyecto, estas no son destacables a nivel general, ya que serán variables que nos influirán a nivel particular y que van desde la religión, cultura, economía, purismo fotográfico, conocimientos, etc. Y que al final y al cabo  son las que conferirán ese estilo propio al proyecto que lo hará nuestro al fin y al cabo.





















¿CUÁL ES EL MEJOR PROYECTO FOTOGRÁFICO PARA MI?

Esto es como el dilema de quien fue primero, el huevo o la gallina, aunque en este caso podríamos dudar si es mejor tener primero una idea para un proyecto o elegir primero un tipo de proyecto y luego buscar la idea.
Particularmente creo que el primer paso para un principiante es tener claro lo que involucra cada tipo de proyecto, para así cuando surge la idea, saber rápidamente si es viable o no para nosotros.
Por ello empezaremos analizando un poco lo que conlleva cada proyecto y los pros y contras de cada uno, siempre desde mi humilde punto de vista.

- A) Proyectos fotográficos originales.
Sin duda conseguir algo así, es bastante difícil, ya que han existido, existen y aparecen todos los días cientos de proyectos de toda índole, de ahí que el conseguir uno diferente a todo lo habitual no es fácil, por ello pienso que son de esas cosas que a veces llegan o no, una vez en la vida y aunque esa debería ser la meta, creo que la mayoría de los fotógrafos deben marcarse algo más realista. Sin embargo, nunca, lo que se dice nunca, abandones la esperanza, quien sabe lo que se te puede ocurrir mañana o dentro de tres años.
PROS. El realizar y crear unas imágenes con un hilo conductor no visto hasta ahora.
CONTRAS. Prácticamente está todo inventado.

- B) Proyectos fotográficos afines.
Intenta tomar como centro del proyecto aquello con lo que tiene soltura (ya sea por tu trabajo, porque has hecho muchas fotografías con esa técnica, etc.), porque le gusta (cine, libros o cualquier afición puede ser motivo de captura) o ama (tu hijo, novia, una causa, mascota, etc. Si lo quieres, seguro que pones toda la carne en el asador). Aprovecha eso para idear un proyecto.
PROS. Estar involucrado en algo que conoces o te apasiona.
CONTRAS. Deberás ser exigente contigo mismo por hacer algo fuera de lo habitual.

- C) Proyectos fotográficos predefinidos.
Suelen ser los que obligan a fotografiar cada cierto tiempo y con un límite temporal, tipo 365 días, o 52 semanas. Ideales para motivarnos y a la vez obligarnos a usar la cámara, de ahí que  la constancia será un valor que adquiriremos y que puede llevarnos a nuevos conocimientos fotográficos o simplemente a que volvamos a disfrutar de la fotografía.
PROS.  Instaurar la constancia en nuestra fotografía.
CONTRAS. El obligarte a llevar un ritmo quieras o no.

- D) Proyectos colectivos.
Los proyectos colectivos tienen una finalidad que antepone los intereses de la sociedad frente a los individuales y busca un fin sensibilizador de tipo social, histórico, propagandístico, artístico, ecológico, etc. Normalmente suele ser ideas de personas muy representativas o de colectivos asociados.
PROS. Suelen tener una finalidad transcendental, más allá de la personal.
CONTRAS. Nuestra participación fotográfica es aislada y se pierde dentro del conjunto del proyecto.  Abstenerse los que no sean altruistas.




LA IDEA.

Ahora solo falta la idea y es que tarde o temprano empezaremos a desear realizar un proyecto fotográfico propio, es como dar un paso más allá en nuestra involucración fotográfica.
No te obsesiones con hacer algo, ni te martirices si no sabes que hacer, es momento de repasar lo que hasta ahora hemos comentado con el fin de ser verdaderamente consciente de donde nos metemos y si en verdad nos va aportar algún beneficio.
La idea o decisión sobre tal o cual modelo de proyecto y su forma de realizarlo puede surgir espontáneamente, pero a veces puedes echar mano de una “hoja de ideas” donde apuntar todos los posibles proyectos. No tomes una decisión precipitada, deja las ideas reposar unos días o unas semanas para que madure y cuando las vuelvas a releer las veras desde otro punto de vista.
De todos modos, seguro que cuando des con algo que te llene o entusiasme, lo sabrás enseguida y no tendrás dudas sobre su elección.
Sin embargo a veces, podemos llegar a pensar en más de un proyecto interesante, mi consejo, es que valores y te decidas por uno, dejando el otro para más adelante.
Debemos tener en cuenta a la hora de elegir un proyecto, cada uno de los elementos que lo formarán y las necesidades que requerirá, pues si son inalcanzables para nosotros o simplemente muy difíciles de realizar, tal vez debamos aparcarlo y buscar algo más viable.
La viabilidad de un proyecto se mide por dos factores que no pueden faltar, capacidad para crearlo e interés en realizarlo. Si uno flaquea o no tiene uno de estos dos factores, el proyecto nunca funcionara.


HACER PÚBLICO NUESTRO PROYECTO.

No hay nada mejor para alentar, mejorar y obligarnos a realizar nuestro proyecto que anunciarlo y mostrarlo al mundo a través de Internet, sea para bien o para mal, ya que todo puede pasar.
El hacerlo público es también un modo de añadir nuestro proyecto a ese inmenso listado de otros proyecto fotográficos que existen en el mundo y ser motivo de inspiración para alguien.
Debemos ser consciente de que al mostrarlo, recibiremos opiniones de todo tipo y por ello no podemos caer en los dos extremos emocionales, es decir, estar eufóricos por su éxito aparente ante las alabanzas o estar abatidos y plantearnos dejarlo ante las malas valoraciones, nuestro fin es la ejecución del proyecto y los comentarios deben ser analizados fríamente y de una manera desapasionada.
Al hacerlo público, adoptamos un compromiso no solo con nosotros mismos, si no con el mundo, de ahí que estará mal visto su no finalización, independientemente de la excusa que aportemos, perderemos credibilidad y eso es algo que se pierde fácilmente y difícilmente se recupera. Siendo un signo de nuestra inmadurez fotográfica.
Aun estas a tiempo de aparcar tu proyecto fotográfico si tienes cualquier tipo de dudas, después de empezar no te lo recomiendo.


EJECUCIÓN DE UN PROYECTO. PRIMERAS FOTOS.

Debes asumir y si no, ya te darás cuenta con el tiempo, que las primeras fotos solo son un acercamiento a tu proyecto, posteriormente, en un momento determinado, habrá un cambio sutil o complejo de las tomas, tal vez, simplemente apliquemos inconscientemente un estilo al  hacer o procesar las imágenes y todo ello, será el fruto de la evolución fotográfica en que te veras inmerso si no dejas de lado tu proyecto fotográfico.
Ten en cuenta que la valoración final del proyecto debe ser bajo una visión global del conjunto de fotos y no de cada una aisladamente, aunque como todo, seguramente habrá alguna toma que destaque con más luz que otras.


TÓPICOS.

- Los proyectos fotográficos requieren cierta madurez fotográfica para poder ejecutarlos. (Depende de la complejidad de este, en verdad solo requiere una idea viable para quien lo realiza y la constancia de este.)
- Para ser buen fotógrafo tienes que tener un proyecto. (Mentira, uno es fotógrafo, lo de bueno o malo es algo subjetivo que dicen los demás y en algunos casos es el resultado de la  autocalificación que se dan los mismos fotógrafos.


LA LEVADURA DE LAS FOTOS.

Con “la levadura de las fotos” quisiera terminar este articulo, ya que es en mi opinión es algo tan sencillo e importante que debería venir en la caja de la cámara cuando la compramos y que no es otra cosa que:
Una libreta y un lápiz.
Algunos fotógrafos llevan encima cuando salen con su cámara una libreta (no importa el tamaño) donde apuntar cualquier cosa o detalle que se nos ocurra de nuestra sesión fotográfica o idea que tengamos para futuras fotos.
Si sabes dibujar, haz un boceto acompañado de alguna explicación escrita, si no sabes ni hacer un garabato, simplemente escribe la idea que tienes en mente y como has pensado realizarla y lo que puedes necesitar, eso tan sencillo evitara que caiga en el olvido, esa idea inspiradora.
Personalmente llevo una libreta diminuta por si tengo que tomar notas de algo o de la gente que capturo, sin embargo en casa tengo una libreta del tamaño de una cuartilla donde suelo dibujar un garabato acompañado de unas cuantas frases escuetas sobre la composición fotográfica que quiero realizar. Cuando lo anoto, no paso por el apuro días después de no me acordarme  que idea tuve, puede caer en el sueño del olvido provisional, sin embargo, cada vez que la abro, la repaso y vuelve a mi mente la idea una vez más. Gracias al lápiz y la libreta, acumulo ideas, deseos, artículos, proyectos y planes que algún día cumpliré.




















P.D. 

Todas las imágenes que acompañan a este articulo pertenecen a mi Proyecto Fotográfico Original “PELUCHO” o eso creo yo, que es cerrado de ideas, ya que son fotografías de peluches por la noche y abierto en el tiempo, pues me pareció que los peluches es un universo amplio y en continuo crecimiento del que podría nutrirme por siempre jamás.
Publicar un comentario