Seguidores

viernes, 12 de abril de 2013

MIERCOLES SANTO EN ALICANTE. UNA MIRIADA DE LUCES.

Para un servidor esta foto tomada el Miércoles Santo es una de mis preferidas de esta Semana Santa en Alicante y no tiene nada que destaque, salvo un ojo entre las velas de la Virgen de la Soledad mientras que eran prendidas en el interior del convento de las Monjas de la Sangre, pero ese ojo está plagado de una miríada de puntos luminosos, producidos por el reflejo de las velas ya encendidas.

Independientemente, deciros que esta toma está tirada sin Flash y a un ISO muy elevado 3200, pero cuyos resultados son aparentemente satisfactorios y de hecho la primera foto es producto de un recorte de la original que os pongo más abajo.

Sin duda esta semana ha servido para acercarme por primera vez al uso del Flas externo con unos resultados desiguales pero que ha servido para que le pierda el miedo y me familiarizara con sus pros y contras, ahora solo falta que vaya mejorando.

He de añadir y perdón por el rollo, que no todos los días/noches que he bajado a fotografiar la Semana Santa han sido igual de placenteros con los resultados obtenidos fotograficamente hablando, pero sí que es verdad que todos esos momentos han tenido sus altibajos, pero fueron muchas horas y no siempre consigues lo que quieres por falta de maestría, yo no soy perfecto, por las limitaciones del equipo, a ese se le puede echar las culpas que no le sabe mal y como no a la falta de rapidez que ha provocado que alguna escena bonita se esfumara en unos segundos y a veces hasta ni yo ni la cámara éramos los culpables si no la gente que en estos eventos se cuelan por todas parte, algunos hasta fotógrafos, je,je,je.
En cuanto al manido "ojo fotográfico" algo creo que tengo pero pienso que debido a mi miopía física y mental  no es todo lo perfecto que debiera.

De todos modos lo que si he descubierto es que no sirvo como reportero gráfico, no valgo para captar esa noticia que puede ser motivo de portada o simplemente una instantánea única e irrepetible y eso lo descubrí este Miércoles Santo en los que estuve al lado de dos incidentes, en uno en vez de fotografiar fui a ayudar y en el otro no caí que tenía el enfoque en manual y me salieron las fotos borrosas, a cambio viví dos chutes de adrenalina que a mi edad es difícil que mi organismo los dispare tan a menudo, tal vez por ello eran las tres y pico, estaba cansado, me tenía que levantar a las seis de la mañana y no tenía nada de sueño… terrible.

Publicar un comentario