Seguidores

jueves, 28 de febrero de 2013

ARDIENDO, ENTIERRO DE LA SARDINA 2013. ALICANTE.

Momentos antes del entierro de la sardina, la pena del fin del carnaval sobrevolaba las mentes de los allí presentes.

Ya solo quedaba prender fuego a la Sardina de solo cartón y madera…

…bengalas por aquí, bengalas por allá,

pero la maldita sardina se resistía.

Solo era cuestión de perseverar y tomárselo con calma.


Y si hacía falta acercarse, se acercaba uno o dos, e insistían hasta que ardia.


Pronto las llamas y los rojos dimonis envolvieron con fuerza a la sardina.

La destrucción de las llamas o el peso de la mano fantasma doblegaban los extremos aun intactos de la sardina, pero era cuestión de segundos que los dimonis arrancaran esos apéndices para que formara parte de un todo ardiente.
Publicar un comentario