Seguidores

jueves, 1 de noviembre de 2012

LA GATA SOBRE EL OLIVO.

En esta foto os señalare como destacable, para mí, el efecto captado de un desenfoque tembloroso de las hojas del olivos debido al viento reinante y eso que utilice una velocidad alta 1/320 s. a F/5’6 y con una focal larga de 170 mm.


Hoy día de Todos los Santos he descubierto en una pequeña parcela donde hay tres olivos, un gato ocre subido en uno de ellos, como llevaba la cámara porque pensaba que a lo mejor había setas en la pinada, cosa que no ha sido así, pues he aprovechado que la tenia para realizarle un montón de fotos, en un principio moviéndome por fuera de la copa y disparando a través de los huecos entre el ramaje para a continuación, viendo que estaba la mar de a gusto tomando el sol y pasando de mi, meterme en el interior y seguir afotandolo.

Nuestra amiga tiene un ojo mal, perdido en alguna trifulca o vete a saber porque, pero esta maciza, sin duda no pasa hambre y es la primera vez que me deja estar tan cerca, suelo verla pasar con unos andares tranquilos e insolentes de quien sabe que en un instante puede ponerse fuera de tu alcance.

En el campo no suele haber perros sueltos por ahí, bueno, van sueltos pero con sus amos, sin embargo los gatos de campo que no callejeros todos tiene dueño pero van por libre para bien o para mal, Leonor es de los del terreno de al lado pero se pasea continuamente por nuestra huerta, un siamés es de Juanet un vecino de al lado y luego está el amarillo ocre y el cabezón un macho que lleva de cabeza, nunca mejor dicho, a todas las anteriores pues son gatas.




Plano donde se aprecia la gata suvida en el olivo.
Publicar un comentario