Seguidores

martes, 2 de septiembre de 2014

PALMERA EN BLANCO Y NEGRO.

NIKON D 7000 el 28/06/2014.
PALMERA EN B/N a las 00’036 h.
Objetivo 18-200 mm VRII f/3’5-5’6G.
Focal  22 mm.
Enfoque Manual, con hiperfocal.
Modo de Exposición: Manual.
BW: Automático.
F/5’6.
Obturación: 5 seg.
ISO 100.
Estabilizador de Imagen VR Desactivado. Reductores desactivados. Flash apagado.
Cielo despejado, la luna al 1 % y la CL habitual de realizarse en un entorno urbano.

Una vez subidas la fotos de los días fuertes de hogueras, paso a poneros una de mis pasiones desde niño, los fuegos artificiales, empiezo con esta foto en blanco y negro aunque no sea muy habitual, ya que los castillos de fuegos artificiales suelen llenar nuestra retina de colores de ahí que se mantenga el color, pero en este caso la palmera era blanca y obte por pasarla a monocromo, espero que os guste.



Por un lado parto de que en la fotografía nocturna el monocromo es una técnica que se usa muy poco, debido en parte supongo por la dificultad que tenemos o yo tengo a la hora de elegir o encontrar una foto adecuada, pero en este caso la transformación a blanco y negro fue por la inexistencia de colores intensos al ser las estelas de la palmera blancas, de todos modos os pongo la original en color para que veáis las diferencias.


Como son varios los que les extraña que durante el tiempo de exposición de la foto salga la gente inmóvil subo este recorte de la foto para que veáis que no todo es como se aprecia en pequeñito, así como una explicación de porque esta la mayoría de la gente quieta.
1.- La mayoría de la gente esta sentada o semitumbada en la arena, postura más relajada e inmóvil que de pie.
2.- Al capturarlo por detrás no se aprecia pequeños movimientos de ojos o boca.
3.- El ser un momento cumbre llama la atención de los presentes en teoría, más que en otras fases de transición.




Publicar un comentario