Seguidores

viernes, 2 de mayo de 2014

MANOLAS DEL DOMINGO DE RESURRECCIÓN. ALICANTE 2014.



Disparando con el 105 mm con un diafragma abierto, f/3, se puede apreciar perfectamente el exiguo campo de profundidad existente, tomando la foto de frente los dos ojos al estar a  la misma altura están nítidos, pero si la toma se realiza de lado, solo tendrás nítido el ojo sobre ele que enfocas, como en la foto de más abajo.

En general, es decir, el 99 % de las veces no pido el posado, me gusta más el robado de alguien posando para alguien o simplemente disparo sin esperar nada, a veces se dan cuenta y entonces pueden pasar de mi y siguen haciendo lo que hacían, otras sonríen y algunas rehuyen la foto, generalmente con las Manolas suele suceder las dos primeras situaciones ya que están acostumbradas por su cargo festero a ser fotografiadas, luego solo es cuestión de seleccionar las fotos que te gusta.
Las excepciones serán a partir de ahora las tomas de ojos como estas donde es necesario pedir permiso e informales de lo que vas a realizar porque el parasol del objetivo apenas estará a un palmo de sus ojos y eso hay que avisarselo y con eso me conformo de momento, creo que no hace falta estirar demasiado la cuerda y querer hacer la foto de un solo ojo, ya que eso equivaldría a poner el parasol a unos centímetros de su ojo, demasiada cercanía entre dos desconocidos que se encuentran en la calle, pero todo se andará. 





En el Domingo de Resurrección las bellezas de las Hogueras de San Juan acompañan a la Virgen de la Alegría al encuentro con su hijo resucitado vestidas de Manolas de un color crema que resalta la belleza y elegancia de las mujeres que lo visten, frente a la sobriedad del tradicional color negro.





En estas fotos y para ser más exacto en muchas de esta Semana Santa aparte de los retoques básicos, he pasado a utilizar posteriormente con el Corel el pincel de perfilar que aumenta la nitidez y lo aplico sobre todo a ojos y alguna vez a labios.
Así mismo intento corregir imperfecciones de la piel que puedan afear las caras, pero de un modo muy suave.

Publicar un comentario