Seguidores

jueves, 17 de enero de 2013

PRIMEROS PLANOS DE FUEGOS ARTIFICIALES. PARTE 2.

Seguimos con una segunda y última entrega sobre ejemplos de primeros planos de fuegos artificiales.
En esta ocasión romperemos la barrera de captar una palmera integra o varias en el encuadre, para tirar del zoom de nuestro objetivo y pasar de los 38 mm que usábamos al captar las imágenes de la anterior entrada, a usar entre los 90 mm y los 200 mm.
Quiero aclarar que con un todoterreno como el que tengo yo, un 18-200 mm, tienes bastante pero eso no quita que usemos objetivos de focal fija o zoom más potentes, cada uno tiene que trabajar en las medidas de sus posibilidades y gustos, ya que más de uno tendrá un tele buenísimo y carísimo para tomas astronómicas o de naturaleza y no se le ocurrirá usarlo para unos simples fuegos artificiales.
Independientemente soy de  los que opino que con un 200 mm e incluso un 150 mm es suficiente para sacar primeros planos ya que las tomas aquí subidas se capturaron desde dos emplazamientos diferentes, en la Serra Grossa y en la playa el Postiguet, a más de 600 metros de donde se disparaban los fuegos, por lo que aun cabe la posibilidad de situarse más cerca de la zona de disparos.
De los datos EXIF solo reflejare esta vez la minima expresión ya al ser dos sesiones en noches seguidas la luna estaba en torno al 71 % y a la otra noche sobre el 84 %, si no me acuerdo mal, todas han sido disparada con una temperatura el WB (balance de blancos) en manual a 2500 K o 3030 K, así como se les ha compensado la exposición a -2, debido a la fuerte luminosidad de los artefactos pirotécnicos, vamos que los mismos retoque básicos que os comente en la anterior entrada y que son muy sencillos ya que uso en programa gratuito de mi cámara Nikón, así que supongo que los experto en el manejo de programas más potentes y caros (si los pagan) podrán hacer aun más maravillas, pero yo con esto me conformo.
Eso sí, como siempre deciros que disparar en RAW y la vida os sonreirá más.



Focal 90 mm, f/8,  2'5 seg., ISO 100.
A 90 mm ya empezamos a intuir un poco lo que acontece durante el estallido de los cohetes y carcasas.

Focal 200 mm, f/8,  1’6 seg., ISO 100.
A 200 mm es un poco o bastante, cuestión de suerte el captar de entrada algo y que después sea interesante.

Focal 200 mm, f/8,  3 seg., ISO 160.
Con este acercamiento cualquier movimiento o vibración deja su impronta en las estelas de colores para mal o para bien como creo que es este caso.

Focal 170 mm, f/8,  5 seg., ISO 160.
En este tipo de tomas solo nos queda jugar con el tiempo de exposición, con el fin de captar esos microinstantes o reflejar una estela más larga, ya que el diafragma medio lo decidimos al principio de la sesión, personalmente no suelo hacer tiempos largos en los castillos de fuegos y en los primeros planos no paso de esos cinco segundos, más que nada porque los fuegos tienen una duración limitada, desde los diez minutos a los veinticinco minutos de duración, por lo que estás en una lucha contrarreloj, de disparar, disparar y volver a disparar sin apenas mirar los resultados ya que todo en la pantallita parece divino de la muerte, ya tendremos tiempo al finalizar de repasar y en casa de llorar.



Focal 200 mm, f/8,  3 seg., ISO 160.
Las últimas tres tomas os habréis dado cuenta de que tienen un peculiar ISO de 160 debido que antes de la sesión pirotécnica estuve realizando tomas en la playa con distintos isos y cuando empezó se ve que con las prisas y mi cegera lo deje a 160, seguramente confundí el 6 con un 0.
Ese tipo de errores en alguien como yo que no tiene configurada la cámara para que se vea la imagen de cada foto que hace, lo cual sirve para dos cosas, una ahorrar mucha batería y la otra tirar a la papelera algunas fotos.






Publicar un comentario