Seguidores

viernes, 7 de diciembre de 2012

PREVIA PELUCHO PATO.

Desde hacía ya por lo menos un mes venía observando una máquina excavadora que se encarga de limpiar las cañas de los bordes de los canales principales que llevan el agua del mar a las distintas balsas de las Salinas de Santa Pola, para evitar que estas puedan obstruirlo con el tiempo, supongo que la razón de hacerlo siempre por estas fechas es medioambientales ya que al ser un parque natural debe hacerse fuera de la época de cría de las aves.

El caso es que de la primera vez que la vi al borde de la carretera, hasta la noche que pude hacer estas fotos, la maquina se había adentrado por el borde del canal mas de dos kilómetros, menos mal que a pesar de estar bien metidos en Otoño, Alicante es “la Millor Terra del Mon” y el tiempo era aun veraniego de hecho me lleve las botas de agua en el coche por si tenía que meterme en el agua y poder acercarme a la maquina, por eso también fui en bañador, además de con chanclas de agua y como no, una mudada de repuesto por si acaso, al final no hizo falta las botas de agua y me adentro en las salinas esquivando por los pelos el introducirme en el agua, pero como siempre ocurre y no lleve repelente de mosquitos, por lo que sufrí el consiguiente ensañamiento por parte de los mosquitos aunque solamente en las piernas al tener cubiertos los brazos con el chubasquero y con la collera protegía mi cuello y cara, aun así las marcas de los insectos fueron visibles en las piernas durante toda la semana posterior al ir en esa época aun en pantalones cortos a todas partes.

El caso, es que ha tiempo pasado, me he dado cuenta de que no hecho ninguna foto sin el Patito, hay que ver cómo me he obsesionado con este proyecto Pelucho y eso también es malo.

Muchos fotógrafos suelen grabar un video para mostrar el cómo se hizo la toma, ese no es mi caso aunque sí que es verdad que a veces hago alguna toma para que se vea la situación general de la toma o mostrar algo que quiero reseñar y en esa noche me auto fotografié para que vierais la pinta que llevaba, no muy diferente a mi desastroso estilo habitual y con la mano izquierda ilumino de rojo con el frontal la zona en la que se aprecia una profunda huella en el suelo donde casi soy succionado, pues parecía solido y nada más pisarlo me hundí, no en barro, sino en cieno como perfectamente se puede apreciar que mi pie derecho tiene un color diferente a su compañero.

Como curiosidad informaros que si vais por esa zona, no os confíes cuando aparquéis el vehiculo en uno de esos recovecos que dan a una puerta destartalada que pone "PROHIBIDO EL PASO" ,"PROPIEDAD PRIVADA" ya que en verdad sí que son utilizadas esas entradas, como pude comprobar esa noche que a las 6'35 horas estaba intentando limpiarme algo el pie de cieno antes de meterme en el coche cuando apareció un todoterreno que quería meterse, menos mal que el tráfico era escaso y lo solucionamos en dos minutos.



La huella del crimen.

Publicar un comentario