Seguidores

miércoles, 7 de octubre de 2009

CARACOL.




Caracol es el nombre común de los moluscos gasterópodos provistos de una concha espiral y dos pares de tentáculos retráctiles, un par provisto de ojos y el otro táctil. Hay caracoles marinos (a veces denominados caracolas), pero los que más conocemos son los terrestres.
Los caracoles se mueven como los gusanos, alternando contracciones y elongaciones de su cuerpo, con una proverbial lentitud. Producen una mucosidad que les ayuda en la locomoción al reducir la fricción, contribuye a su regulación térmica, también reduce el riesgo del caracol ante las heridas, le protege de las agresiones externas, ese mucus sirve además al caracol para desembarazarse de ciertas substancias toxicas como los metales pesados y forma parte de la composición de la cubierta que crece con el caracol.
El resultado es una concha con forma de una espiral logarítmica. Hasta que un día, el caracol construye un reborde alrededor de la apertura de la concha, con lo que finaliza su crecimiento y comienza a reproducirse
La concha de la mayoría de los caracoles terrestres se arrolla casi siempre en sentido dextrógiro, es decir en el mismo sentido que las agujas del reloj, aunque en algunas especies su concha lo hace en sentido contrario, levógiro.
Los caracoles hibernan durante el invierno (normalmente desde octubre/abril hasta finales de abril/octubre). También pueden detener su actividad en verano en condiciones de sequía, lo que se le conoce como estivación. Para mantenerse húmedos durante la hibernación, sellan la apertura de su concha con una capa seca de mucosidad llamada epifragma.
Los caracoles son hermafroditas, producen tanto espermatozoides como óvulos. Deben acoplarse porque no pueden autofecundarse. Están equipados de un pene y del órgano receptivo correspondiente se inseminan el uno al otro, para fertilizar internamente sus óvulos. Otros, como los caracoles manzana o Ampullariidae, son hembra o macho. La cópula se hace generalmente de noche y dura de promedio 4 horas.
Después hacen un agujero, enterrando sus huevos algunos centímetros bajo la superficie de la capa fértil de la tierra, cada puesta suele ser de unos 100 huevos, siendo capaces de realizar una puesta cada mes. Pasados 12 días (hasta 1 mes según las condiciones climatológicas), estos huevos eclosionan y surgen las caracolitas.
Los caracoles tienen muchos depredadores naturales, incluyendo otras especies de caracoles, escarabajos, serpientes, sapos, tortugas, una oruga depredadora y aves como gallináceas, faisánidas, acuáticas, anátidas, túrdidos, además de un gavilán caracolero especializado en cazar caracoles de laguna (Ampullarridae).
La antigüedad del caracol en la dieta humana se remonta a la Edad del Bronce, al menos 1800 a. C., basándose en fósiles encontrados. Pero parece ser que fueron los romanos los que explotaron sus propiedades alimenticias llegando incluso a crear lugares para criarlos denominados cochlearium. Plinio El Viejo dejó escrito que Fulvius Hirpinus instaló una granja para la cría de caracoles en Tarquinia, sobre el año 50 a. C.

http://es.wikipedia.org/wiki/Caracol
Mas imagenes de este caracol en la entrada de más abajo de hoy.
Publicar un comentario