Seguidores

viernes, 6 de diciembre de 2013

ADIÓS ISABEL BAREA.

Hoy por sorpresa como el que no quiere, una compañera de trabajo se nos ha ido sin motivo, sin aviso, la sigilosa muerte llego, le abrazo y se la llevo.
Algunos y algunas dirán mil cosas sobre ellas, muchas espero que bonitas, pero a Isabel Barea ya le dará igual, porque la vida es para vivirla y sentirla… después ya poco importa.
Tengo la convicción de que ella era cristiana, creía en la resurrección y en un Dios poderoso y misericordioso, espero que eso le sirva y reconforte en el dolor a su familia que aun no habrá sabido asimilar su perdida.
Yo solo quiero y puedo mandarte un gran abrazo de amistad.
Te echaré de menos.

Publicar un comentario