Seguidores

miércoles, 1 de mayo de 2013

1 DE MAYO. DÍA DEL TRABAJO O DEL PARADO, RELEXIONES NEGRAS.

Hoy es el Día del Trabajo o como dice mi hijo, el Día del Parado, ya que cada vez somos menos los que trabajamos y más de seis millones doscientos mil los que no tienen, ni encuentra trabajo.

Cuando empezó esta crisis las primeras víctimas fueron los que vivían por encima de sus posibilidades, a continuación vinieron los que no fueron previsores y vivían al día pensando que las vacas gordas durarían siempre y después esta lacra del paro se fue extendiendo más y más, llego la reforma laboral y el contagio de la enfermedad se convirtió en epidemia.

Pronto nos dimos cuenta de que no estábamos solos en mar de la crisis europea, con nosotros había otros países, igualmente de bien dirigidos.

La falta de trabajo cada vez mayor, llevo al paro de larga duración, con el llego el recorte de prestaciones de todo tipo y eso llevo a la pobreza, a los desahucios y a la miseria.

Desahucios, difícil palabra de escribir hasta hace unas décadas porque apenas se usaba, con ella llego los primeros suicidas desahuciados que como piedra que cae en las aguas europeas forma multitud de ondas que se extiende por los demás países y poco a poco empezó a ser habitual los intentos de acabar con sus vidas y de quienes les rodea, ante una situación insoportable, inasumible y todos los “in” que se te ocurra y que nuestros dirigentes, entre otras muchas cosas, no parece tomarse en serio.

Hace unos días una nueva piedra golpeo las aguas europeas en Italia con el intento fallido de agredir a los políticos, tal vez ahora, quien sabe a qué velocidad, las ondas se estén transmitiendo a otros países, tal vez los políticos cojan miedo y pierdan chulería ante los que protestan ante sus casas, tal vez…

Es triste que un país que parece haber pasado pagina con la violencia terrorista, gracias a la repulsa cada vez más generalizada de todos los estamentos de la sociedad civilizada, se vea envuelto en una violencia social por culpa de la indefensión en que se encuentra un grupo cada vez mayor de sus individuos, situación  que puede convertirse en un caldo de cultivo, no se a que escala, de una violencia incontrolada tanto a nivel individual como colectivo, ya que cada día aumenta más la brecha entre la gente de a pie y los políticos que parecen vivir en otro mundo mundial.

Me pregunto sobre los resultados que aportaría una encuesta ante una agresión de un político hoy en día, cuantos ciudadanos:

1.- Lo rechazarían.

2.- Lo comprenderían.

3.- No sabrían que opinar.

Tal vez me equivoque pero no creo que superara el 70 % el grupo de los que “Lo rechazarían” y eso que teóricamente menos de un 95 % ya de por sí es un fracaso, así que unas cifras de ese tipo o más baja serian signo de que el sistema democrático y social con que funciona este país falla.

Publicar un comentario